martes 28/9/21

Las Cortes reclaman una solución al trasvase y un nuevo plan nacional consensuado

Martínez Arroyo ha señalado que "el problema del Tajo es el trasvase al Segura" y cómo ha evolucionado a lo largo de las décadas, de tal forma que cada año desde 1980 se ha trasvasado una media de 332 hectómetros cúbicos al año.
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, durante su intervención en el Pleno e las Cortes regionales
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, Francisco Martínez Arroyo, durante su intervención en el Pleno e las Cortes regionales

Las Cortes de Castilla-La Mancha han reclamado este jueves una solución definitiva al trasvase Tajo-Segura, que tenga en cuenta la realidad de la cuenca cedente y sus necesidades, y un nuevo plan hidrológico nacional consensuado con las comunidades autónomas y los agentes económicos y sociales.

Así lo recogen las dos resoluciones aprobadas por PSOE y Ciudadanos (Cs), con la abstención del PP en el caso de la de la formación naranja y el rechazo a la del grupo socialista, mientras que la resolución del grupo popular ha resultado rechazada por los votos en contra de los 19 diputados del PSOE y la abstención de los cuatro de la formación naranja.

La propuesta del PSOE también insta al Parlamento autonómico a apoyar todas las iniciativas del Gobierno regional en su objetivo de hacer uso del agua del río Tajo para el desarrollo rural, económico y social de la región, e instar al Ejecutivo autonómico a continuar trabajando con el Gobierno de España para derogar el Memorándum.

Por su parte, la resolución de Cs incluye la petición de cumplimiento de las sentencias del Tribunal Supremo y que las Cortes castellanomanchegas reivindiquen que se considere el Tajo como patrimonio natural, cultural y paisajístico de España y Portugal.

Durante el debate, el Gobierno de Castilla-La Mancha y el grupo socialista han defendido los cambios que plantea el borrador del plan hidrológico del río Tajo en beneficio de los intereses hídricos de la región, mientras que Ciudadanos (Cs) y PP han puesto en duda la gestión del Ejecutivo autonómico.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Sostenible, Francisco Martínez Arroyo, ha abierto el debate con una intervención en la que ha expuesto el trabajo que está haciendo el Gobierno regional con el Ejecutivo central para definir el plan hidrológico del Tajo y los "avances" que conlleva el borrador con novedades que pasan por la aplicación del Real Decreto que modifica la cantidad a trasvasar en nivel 2 de los embalses de cabecera.

Martínez Arroyo ha señalado que "el problema del Tajo es el trasvase al Segura" y cómo ha evolucionado a lo largo de las décadas, de tal forma que cada año desde 1980 se ha trasvasado una media de 332 hectómetros cúbicos al año

Asimismo, ha indicado que las modificaciones de las reglas del trasvase y de la normativa aplicable a lo largo de los años "en ningún caso ha resuelto el problema" porque, entre otras, no se ha puesto por delante la prioridad de la cuenca cedente frente a la receptora, lo cual en este momento "por primera vez, parece que sí se hace".

Además, ha destacado que ahora se van a cumplir las sentencias del Tribunal Supremo y que la normativa es "mucho más exigente" desde el punto de vista ambiental tanto a nivel europeo, nacional como en algunas autonomías, por lo que la planificación técnica que se está haciendo "tiene en cuenta cuestiones que reivindica Castilla-La Mancha desde hace mucho".

La modificación del Real Decreto de 2014, ha resaltado Martínez Arroyo, implica la reducción de la cantidad a trasvasar de 38 a 27 hectómetros cúbicos cuando los embalses estén en nivel 2, y está solo pendiente de aprobación por parte del Consejo de Ministros, ha subrayado, para que este mismo mes de julio esté publicado en el Boletín Oficial de Estado; a la vez que ha remarcado que esto supondrá que suba 200 hm3 la lámina mínima de agua en Entrepeñas y Buendía.

También ha hecho hincapié en que el borrador del plan hidrológico del Tajo incluye que se incrementa el caudal ecológico del río a su paso por Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina, otra reivindicación histórica de la región -ha dicho- que será posible gracias al esfuerzo y trabajo de la Asociación de municipios ribereños.

De igual forma, entre otras cosas, el titular regional de Agua ha apuntado que también se trabaja por que se reconozcan los derechos de los regantes del canal bajo del Alberche y que pase a ser prioritario el desembalse al Tajo y no a otra cuenca, así como por la necesidad de mejoras en la calidad del agua del río a su paso por Toledo y Talavera con una inversión en la Comunidad de Madrid que beneficiará a Castilla-La Mancha.

Por parte de los grupos parlamentarios, la diputada regional de Cs Elena Jaime ha afirmado que Martínez Arroyo "no salió bien parado" de la última reunión de la Mesa del Agua, y que el Tajo es "a todas luces, uno de los ríos más maltratados y maltrechos por una gestión nefasta de mucho tiempo" con un trasvase que "se planificó mal y se está desarrollando peor".

De su lado, la parlamentaria del grupo popular Ana Guarinos ha reprochado al Gobierno regional que, en materia de agua, se siente "más cómodo en la confrontación de territorios que en las soluciones" y ha considerado que la historia del PSOE en este ámbito se resume con las palabras "fracaso, traición, decepción, fraude y ni una gota para esta tierra" y que Martínez Arroyo parece el único "satisfecho" con el borrador del plan hidrológico.

Por todo ello, el PP ha pedido en su propuesta de resolución que las Cortes regionales se reafirmen en los acuerdos del documento de posición común de la Mesa del Agua y que insten al Gobierno regional a escuchar a sus integrantes, así como que lamenten la "satisfacción" del Ejecutivo autonómico ante la nueva planificación hidrológica.

En el turno del PSOE, el diputado Francisco Pérez ha afeado a la parlamentaria 'popular' que "tergiversa la realidad" y le ha replicado la actitud del PP después de firmar el Pacto por el Agua y apoyar, sin embargo, la Proposición No de Ley (PNL) en el Congreso de los Diputados para que se siga trasvasando el máximo posible al Levante, lo cual ha tildado de "inadmisible".

Comentarios