martes 29/9/20

CLM aprueba comprar nuevos equipos tecnológicos y material sanitario por valor de 51,6 millones

García-Page ha indicado que, aproximadamente, “el 95% de todos los proyectos que teníamos planteados antes del COVID van a poder salir hacia adelante”. En este sentido, ha subrayado que “no solo no se sale de la crisis a base de hachazos y tijeretazos sino con esfuerzo común y apuesta por proyectos y por futuro”
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha presidido la firma del protocolo del Plan de Infraestructuras de Cuenca y la presentación del estudio de los remontes de acceso al Casco histórico de la ciudad
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha presidido la firma del protocolo del Plan de Infraestructuras de Cuenca y la presentación del estudio de los remontes de acceso al Casco histórico de la ciudad

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado este miércoles un gasto de 51,6 millones de euros para adquirir nuevo material sanitario como maquinaria de alta tecnología o 32 millones de mascarillas de protección.

Así lo ha avanzado el presidente regional, Emiliano García-Page, durante una rueda de prensa tras la celebración del Consejo de Gobierno en la capital conquense y la firma de un convenio con el Ayuntamiento de la ciudad para la puesta en marcha de nuevas infraestructuras de acceso al Casco Histórico y al nuevo Hospital.

Fuentes del Gobierno regional han especificado a Efe que el material de protección y equipos técnicos que se van a adquirir son para hacer frente a la crisis sanitaria y que dentro de estos últimos se encuentran respiradores, equipos de radiología portátil, tomografía computarizada, salas de radiología digital y ordenadores.

En cuanto al material de protección, además de los 32 millones de mascarillas quirúrgicas, el Ejecutivo autonómico también tiene previsto comprar mascarillas infantiles, batas, calzas, gorros, pantallas, guantes y test rápidos.

CAMBIAR EL MIEDO POR LA PRUDENCIA

Durante su intervención en el acto, el presidente de Castilla-La Mancha ha señalado que "el leitmotiv" del decreto de nueva normalidad elaborado por el Gobierno de España, que ha analizado el Consejo de Gobierno, es "cambiar el miedo por la prudencia".

El presidente castellano-manchego ha aseverado que el decreto de nueva normalidad "tiene que servir como un elemento de recordatorio de que el problema es de todo el país y que aquí no valen veleidades de independentistas ni nacionalistas de ningún tipo".

No obstante, ha apelado a la prudencia al tiempo que ha dicho que la nueva normalidad tiene que llegar "perdiendo el miedo porque tenemos derecho a ello y porque si no, no podemos avanzar".

Para el presidente regional, en esa nueva fase el papel de las autonomías y de los ayuntamientos va a ser "más clave" si cabe, así como ha considerado que el Estado tiene que seguir coordinando "sobre todo porque tenemos que poder fiarnos convenientemente de los datos e información unas regiones con otras, y el nexo de unión es el Sistema Nacional de Salud, el Ministerio de Sanidad y el Gobierno de España".

Además, ha valorado que el decreto del Ejecutivo central recoja algunos de los planteamientos realizados desde Castilla-La Mancha como los relativos a la gestión del nuevo curso escolar y la presencia en las aulas.

Por otro lado, García-Page ha indicado que el Gobierno regional ha "reflexionado, ajustado y actualizado" sus políticas de cara a esa nueva normalidad en los últimos días y, en este punto, ha calculado que el 95 por ciento de todos los proyectos planteados antes de la COVID-19 van a poder seguir hacia adelante y que los negocios y la actividad económica también lo harán entre este año y el 2021, salvo que se produzca otra epidemia o rebrote.

En cualquier caso, ha pedido que ante cualquier síntoma que pueda tener un ciudadano acuda a la Atención Primaria y se ha mostrado "muy optimista" de cara a las siguientes fases y la recuperación de la normalidad, en cuyo proceso ha asegurado que la receta va a ser justo la contraria que en anteriores crisis y que no meterán "tijera" a proyectos, gastos o servicios públicos.

"Ya me tocará discutir con el Gobierno de España y éste a su vez con el de Europa", ha agregado, pero ha afirmado que prefiere pelear "con un ministro que someter a recortes a la comunidad autónoma", ha sentenciado.

En este contexto, ha pedido también que "la clase política de España no olvide que la nueva normalidad no puede ser volver a la antigua conflictividad, al barullo y al ruido" y ha expresado que no le gustaría que nadie se "arroje denuncias criminales" por la gestión de la crisis del coronavirus porque, ha defendido que no ha visto "a ningún consejero ni del PP, ni del PSOE, ni de Cs, ni independentistas ni a ningún presidente hacer nada con la intención de que la gente falleciera".

"Puede haber habido errores, problemas, dificultades", ha reconocido, si bien ha insistido en pedir "unidad" y "mantener un poco de cordura" como la demostrada por la sociedad española que se ha quedado en casa.

LOS ALCALDES "ESTÁN EN SU PAPEL"

En otro orden, el presidente de Castilla-La Mancha ha que nunca va a decir de los alcaldes que piden dinero para sus municipios que hacen "victimismo barato" sino que ha defendido que "están en su papel".

García-Page ha hecho estas declaraciones después de que el pasado lunes la alcaldesa de Toledo y vicepresidenta de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Milagros Tolón, dijera que los alcaldes están hartos del "victimismo" de las comunidades autónomas ante el reparto de los fondos para la recuperación tras el COVID-19.

El presidente regional ha recordado que él ha sido alcalde de Toledo durante dos legislaturas, que cuando llegó a la Alcaldía de la capital castellano-manchega encontró una ruina de 21 millones de euros sin pagar en los cajones y que, sin embargo, cuando terminó su mandato dejó el Ayuntamiento en una mejor situación económica.

Además, ha indicado que ahora las administraciones locales cuentan con más dinero porque la legislación del Estado les impide gastar los ahorros, algo que ha considerado "una barbaridad" y, de hecho, se ha comprometido a ayudar a la FEMP en esta petición y a trasladar este domingo al Gobierno de España que les deje gastar el superávit y remanente porque "es justo en este momento en el que hemos conseguido más dinero de Europa".

"A mí no me han puesto en ningún cargo a dedo, que es muy importante para poder exigir, y voy a pedir en nombre de lo que no hacen otros que dejen gastar ese dinero a los ayuntamientos", ha aseverado, al tiempo que ha añadido que en Toledo tienen 30 millones para gastar y que eso podría servir para "perdonar las tasas de terraza a todos los bares o para comprar mascarillas hasta 2035".

Por otro lado, García-Page también ha tildado de "barbaridad" que el presidente regional del PP, Paco Núñez, haya dicho que "todos los alcaldes del PP son muy buenos y lo han hecho muy bien en la crisis del coronavirus y que los del PSOE son seguidistas de Pedro Sánchez y por eso lo han hecho mal".

En este punto, ha afirmado que "casi todas las alcaldías" que cuentan con un centro hospitalario en su término municipal se han ofrecido de manera permanente al Gobierno regional, aunque ha lamentado que "hay alguna excepción que duele mucho", y ha añadido que "no todos los consejeros, presidentes o políticos somos iguales, ni todos los alcaldes".

De otro lado, el jefe del Ejecutivo autonómico ha pedido que esta Legislatura sea un "punto de inflexión" para iniciar la armonización fiscal de impuestos como el de sucesiones o el de patrimonio que, ha subrayado, no pueden estar para hacer "dumping" y competencia entre regiones.

Por lo tanto, ha indicado que planteará al Gobierno de España que utilice el instrumento de armonización que la ley permite al Estado para que esos impuestos tengan una homologación y sean iguales en todo el país, aunque lo gestionen las comunidades autónomas.

Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha

Más información en vídeos 
Comentarios