miércoles 26/1/22

García-Page no critica que Ayuso regale test pero apela a la responsabilidad individual

Por otra parte, el presidente de Castilla-La Mancha critica que el independentismo utilice el idioma como elemento de separación
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha presidido en el Palacio de Fuensalida, la firma del convenio entre Afanion y la empresa pública Gicaman para la cesión de uso de dos viviendas en el barrio de Santa María de Benquerencia (Toledo)
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, en una imagen de archivo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, no ha criticado la medida anunciada por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, sobre poner a disposición de cada ciudadano un test de antígenos gratuito antes de los encuentros sociales de Navidad, pero ha apelado en todo caso a la responsabilidad individual.

En una entrevista en La Sexta, García-Page ha señalado que, "en materia de prevención de la covid-19, no sobra nada" y que "todo lo que sume y signifique aportar y concienciar, no es negativo", si bien ha considerado que el 99 por ciento de la población sabe "lo que hay que hacer, que es llevar mascarilla y guardar distancia, por lo que ha confiado en que la situación no llegue a los límites de las tres primeras olas.

En todo caso, ha dicho en cuanto a la gratuidad de la medida anunciada por Ayuso que todo lo que se hace en relación a la covid-19 desde hace casi dos años es "regalado", tanto las vacunas, como las revacunas, las pruebas o las consultas.

Asimismo, ha reiterado que no critica que Madrid pueda regalar un test de antígenos "como en su día se regalaba un condón para prevenir los embarazos no deseados", pero ha advertido de que lo uno y lo otro sirven solo para una vez por lo que, si solo se va de cena un día en Navidad, la medida "está bien" pero para las navidades enteras "habría que regalar más tests".

Preguntado por la recomendación del Ministerio de Sanidad de reducir el número de personas en las reuniones sociales de cara a las próximas fechas festivas, el presidente castellanomanchego ha considerado que, más que una recomendación, debería haber sido una medida nacional, independientemente de que unos sitios estén mejor o peor con respecto a la pandemia.

Con todo, no cree que Sanidad haya ofrecido recomendaciones para dejar la pelota en el tejado de las comunidades autónomas y que sean estas las que decidan restricciones o endurecimiento de las medidas, ya que ha recordado que las competencias sanitarias las tienen las comunidades y que para que el Estado tome una decisión que afecte a todas tendría que adoptar un estado de alarma porque si no se la tumbaría un tribunal.

Además, ha destacado que el Ministerio de Sanidad tiene un nivel de coordinación "brutal" con los gobiernos autonómicos y, por tanto, lo que ha pedido al Gobierno nacional es "que intente hacer el mayor esfuerzo de cohesión y armonización".

En cualquier caso, García-Page ha señalado que la situación actual está "a un 20 % de la que había cuando se quitó el estado de alarma" y que si, en un primer momento, el problema era la gente mayor por lo que le afectaba el virus, ahora está "muy a salvo", al tiempo que ha indicado que al principio no se hicieron pruebas diagnósticas a menores de 25 años por lo que ha achacado el aumento de la incidencia a que ahora sí se está testando a los más jóvenes.

Aún así, ha subrayado que la incidencia actual tiene "muy poca consecuencia hospitalaria" y, aunque ha reconocido que habrá más "embotellamientos" en Navidad, no cree que se vuelva a repetir la situación de anteriores olas.

A su juicio y dado que España es "el mejor ejemplo en vacunación", los ciudadanos se merecen que "las medidas que tomemos a partir de ahora sean proporcionadas al virus pero también al esfuerzo que hemos hecho", ha sentenciado. 

EL IDIOMA COMO ELEMENTO DE SEPARACIÓN

Por otra parte, el presidente de Castilla-La Mancha ha criticado que el independentismo utilice el idioma como "elemento de separación" y no de comunicación y que esto haya llevado a Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) a amenazar con bloquear los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en el Senado.

García-Page se ha referido a este asunto durante la entrevista en La Sexta en la que le han preguntado su opinión sobre la amenaza de ERC de rechazar los PGE en el Senado si la cuota de la Ley Audiovisual no afecta a Netflix, después de que el Gobierno accediera a establecer una cuota de lenguas cooficiales del 6 por ciento en la producción a cambio de respaldar los Presupuestos en el Congreso.

El jefe del Ejecutivo castellanomanchego ha dicho que le parece bien que se haga producción en catalán e incluso ha afirmado que en Netflix hay series producidas en Cataluña, si bien ha puntualizado que "el problema no es lo que conviene, sino lo que se puede legislar y a quién se le pueden imponer las leyes", en relación a la directiva europea que recoge que la cuota solo afectaría a las plataformas que tienen su sede en España y no es el caso de Netflix.

Con todo, García-Page ha defendido la "riqueza" que suponen los idiomas en España y que el español es "el mayoritario, el unánime y el de todos".

Además, ha considerado que no existe un problema de competencia cultural porque en otras comunidades autónomas como Galicia, donde la gente por la calle habla gallego, no plantean su lengua como "un arma arrojadiza contra el español o contra el conjunto del país", pero el independentismo sí lo hace, ha concluido.

Comentarios