sábado 5/12/20

García-Page pide “seriedad” con los cierres perimetrales de las comunidades autónomas

El presidente de Castilla-La Mancha cree que el cierre por días que plantea Madrid no es eficaz y "descontrola" las labores de rastreo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención en un encuentro con empresarios en Albacete
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante su intervención en un encuentro con empresarios en Albacete

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha pedido este jueves “seriedad” con los cierres perimetrales de las comunidades autónomas y ha criticado que pueda haber “acuartelamientos de media hora”.

Sin citar directamente la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de cerrar solamente los próximos dos puentes, García-Page ha considerado que “no podemos decirle a la gente que el jueves no salga, el viernes si quiere sí y el sábado otra vez en casa, hay que ser serios”, ha insistido.

Se ha pronunciado así durante el discurso que ha pronunciado durante la clausura de un encuentro con empresarios en Albacete para exponerles las ayudas que llegarán de Europa en el marco de la crisis actual derivada del coronavirus.

"Hemos tomado la decisión de perimetrar la región. Se trata de evitar un nuevo colapso de la actividad económica y también de los hospitales”, ha defendido el presidente García-Page, que ha considerado que “es mejor pecar por exceso que por defecto. Esto nos lo ha enseñado el virus”, ha aseverado.

El presidente castellano-manchego ha valorado que cerrar comunidades es una decisión que han adoptado “dirigentes del PSOE, del PP, nacionalistas y el que no las toma seguramente con buena fe, pero no debe ser un problema el virus ideológico”.

"Nos dejamos llevar por los planteamientos que nos hacen los expertos”, ha remarcado García-Page, quien se ha preguntado “¿por qué sí es útil cerrar el país y no cerrar comunidades autónomas?”.

Y ha insistido en que “no hay que ver las cosas en función de quién las toma y qué partido decide, hay que ver si son coherentes o no con lo que dicen los expertos”.

CONVENCIDOS DE QUE HABÍA ACUERDO

Previamente en una entrevista a primera hora de la mañana de la Cadena Ser, el presidente de Castilla-La Mancha ha dicho que tras la reunión de este miércoles con los presidentes de Castilla y León y de Madrid, el presidente castellanoleonés y él mismo salieron "convencidos de que había un planteamiento acordado de fondo" entre las tres regiones.

A preguntas sobre si la presidenta de Madrid les dijo en la reunión su intención de redactar una carta y desmarcarse del acuerdo para cerrar perimetralmente las regiones, García-Page ha respondido que "no lo dijo con literalidad".

"Alfonso (Fernández Mañueco) y yo salimos convencidos de que había un planteamiento acordado", ha dicho García-Page, quien ha añadido que "si se asume, y la presidenta de la Comunidad de Madrid lo asumió con nosotros, la idea de que la movilidad por cientos de miles de personas supone un descontrol del virus, la discusión de días o semanas es un problema más científico".

Ha añadido que pudo comprobar que "allí la Comunidad de Madrid se percató de que no se puede regular por días porque la ley establece con claridad que como mínimo son siete días naturales" y es una razón científica porque, según ha explicado, "el virus tiene un periodo de incubación, uno de latencia y uno de desarrollo" y son entre 7 y 14 días; de hecho los confinamientos que hace Madrid son por 14 días, ha afirmado.

García-Page ha reconocido asimismo que "entendió mejor a la presidenta de la Comunidad de Madrid en la reunión que después en la rueda de prensa". No obstante ha añadido que los dirigentes regionales están para gestionar los intereses públicos y los de sus comunidades autónomas haciéndolo compatible con los intereses del país e intentar entre todos parar la ola del virus.

"Yo quiero huir por completo de discusiones artificiales", ha precisado.

El presidente de Castilla-La Mancha ha considerado que un cierre perimetral de un territorio por días tal y como planteó este miércoles la presidenta de la Comunidad de Madrid, no sólo no es eficaz, sino que además puede provocar que se "descontrole" la labor de los rastreadores.

"NO SE ENTIENDE DESDE EL PUNTO DE VISTA EPIDEMIOLÓGICO"

También el consejero de Sanidad de la región, Jesús Fernández Sanz, se ha pronunciado al respecto del movimiento de Madrid en una rueda de prensa posterior, apuntando que el cierre por días "no se entiende desde el punto de vista epidemiológico".

Fernández Sanz, que también estuvo presente en la reunión, ha señalado que Isabel Díaz Ayuso "sí transmitió su intención de cerrar" Madrid en el próximo puente de Todos los Santos, "y que valorarían alargar el cierre al siguiente puente".

"Nos preocupa qué pueda decidir la comunidad vecina, pero el cierre de nuestra comunidad es lo que queríamos y ya está decidido, y nos vale como herramienta. Aunque nos gustaría que fueran todas las comunidades vecinas", ha apuntado.

"EL CIERRE NO ES CONTRA MADRID"

Por su parte y al respecto, la portavoz del Ejecutivo autonómico, Blanca Fernández, ha asegurado este jueves que la decisión de confinar perimetralmente Castilla-La Mancha y Castilla y León, con el fin de reducir la movilidad ante los dos puentes que se avecinan, "no fue en contra de Madrid", sino que "se quiso dialogar y consensuar con Madrid" y ha mostrado su respeto a la autonomía de cada gobierno.

A preguntas de los periodistas sobre las decisiones adoptadas por Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid tras la reunión mantenida este miércoles entre los presidentes de estas tres comunidades limítrofes, Fernández ha afirmado: "No podemos ser más que respetuosos con las decisiones que toma cualquier otro gobierno".

A su juicio, este miércoles se demostró que el confinamiento perimetral "no es una medida contra Madrid", ya que fueron dos presidentes autonómicos de distinto partido político, el de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (PP), y el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page (PSOE), quienes "tomaron la misma decisión, habida cuenta de la situación sanitaria".

"Esta decisión no fue en contra de Madrid. Se quiso dialogar y consensuar con Madrid", ha insistido la portavoz regional, quien ha añadido que el Ejecutivo autonómico "respeta la autonomía de cada gobierno".

Si bien, ha incidido en que hoy están cerradas "prácticamente todas las comunidades autónomas" porque, como ha apuntado, "han entendido que hay que limitar la movilidad en estos puentes", como medida preventiva, "para intentar evitar la expansión del virus" y "con el horizonte de intentar salvar la campaña navideña, por lo importante que es a nivel emocional y económico".

Quedando confinada perimetralmente Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón, queda confinada perimetralmente Madrid", ha sentenciado la portavoz, ante la insistencia de los periodistas respecto a si está preocupada la Junta por la propuesta de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, de cerrar "por días" la región. 

"HABÍA UN ACUERDO CLARO"

Además, la consejera de Sanidad de Castilla y León, Verónica Casado, también se ha pronunciado este jueves al respecto y ha asegurado que antes de la comparecencia de este miércoles de los presidentes autonómicos de Madrid, Castilla-La Mancha y esta Comunidad "había un acuerdo claro sobre la delimitación perimetral" de estos tres territorios, lo que no fue refrendado después por la madrileña.

Sin entrar en la crítica por el cambio de postura, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de Castilla y León, Casado ha dicho que "no parece que en la declaración posterior (de Ayuso) se hiciera evidente el acuerdo".

Preguntado por esta misma cuestión, el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, se ha limitado a decir que les gustaría "que las medidas fueran lo más uniformes posibles" y que cree que la actitud de Castilla y León y Castilla-La Mancha "es razonable" y "la correcta", sin calificar la de la Comunidad de Madrid.

"No somos 'madrileñologos'", ha planteado, convencido de que lo que hay que hacer es "trabajar de manera conjunta" porque "la gente está cansada del desconcierto y la sensación desgobierno e improvisación de tomar cada uno una medida diferente.

Más información en vídeos 
Comentarios