miércoles 4/8/21

Calvo avanza que "seguramente" será necesario el estado de alarma más allá del 24 de mayo

Acusa al PP de haber cometido un "error histórico" al ponerse "de perfil" en la votación de la última prórroga
Calvo avanza que "seguramente" será necesario el estado de alarma más allá del 24 de mayo
Calvo avanza que "seguramente" será necesario el estado de alarma más allá del 24 de mayo

España "seguramente" necesitará "algunas semanas más" de vigencia del estado de alarma más allá del 24 de mayo, cuando vence la cuarta y última prórroga autorizada por el Congreso de los Diputados a propuesta del Gobierno, ha avanzado este jueves la vicepresidenta primera del Ejecutivo, Carmen Calvo.

En una entrevista en Los Desayunos de TVE, recogida por Europa Press, Calvo ha justificado el mantenimiento del estado de alarma durante la llamada fase de desescalada porque con una ley ordinaria no se pueden prohibir los desplazamientos entre provincias distintas ni obligar a nadie a quedarse en su casa.

Ahora bien, ha concedido que, a diferencia de lo vivido hasta la fecha, cuando toda España tuvo que confinarse a la vez, en esta ocasión se pueden negociar diferentes estados de alarma, con medidas diversas en función de la situación de la epidemia en cada territorio.

Calvo, doctora en derecho constitucional, ha defendido que el estado de alarma es el instrumento más democrático con el que cuenta España para restringir derechos como el de la libertad de movimientos ya que, tal y como lo está planteando el Gobierno, se requiere la autorización del Congreso de los Diputados cada 15 días. "Fíjese qué democracia más impoluta y exigente", ha subrayado, remarcando por tanto que quien restringe derechos no es el Ejecutivo, sino la sede de la soberanía popular, a propuesta, eso sí, del Ejecutivo.

La vicepresidenta, que en los últimos días ha estado en contacto con presidentes autonómicos del PP, entre ellos el gallego Alberto Núñez Feijoó, ha destacado que estos dirigentes comparten con el Gobierno que se necesita aún un cierto tiempo manteniendo "la prudencia", como lo piensa también, ha dicho, buena parte de la ciudadanía, que sigue preocupada y con miedo a contagiarse.

CASADO, DESCONECTADO

Por eso le parece "incomprensible" la posición adoptada por el líder del PP, Pablo Casado, "desconectándose de todo esto". Y si en medio de una pandemia como ésta, Gobierno y oposición no se ponen de acuerdo "en lo mínimo", entonces "cuándo será", se ha lamentado.

De ahí que Calvo interprete que el PP cometió el miércoles "un error histórico" al ponerse de perfil en la votación de la ampliación del estado de alarma cuando aún hay gente en las UCI luchando contra una enfermedad que la propia vicepresidenta contrajo y superó con éxito.

Pese a que Calvo ha puesto el foco en el PP, a preguntas de un periodista ha admitido que también le generó "incomprensión" la posición de ERC, que pasó de la abstención al voto en contra de la prórroga. Un cambio de actitud que ha vinculado con el clima preelectoral en Cataluña y la competición que los republicanos mantienen con su socio independentista en el Govern de la Generalitat.

NO HA CAMBIADO DE ALIANZAS

Además, la vicepresidenta primera del Gobierno  ha afirmado que el Ejecutivo no ha cambiado de alianzas después de haber negociado con Ciudadanos su voto afirmativo para garantizar la aprobación en el Congreso de los Diputados de de la cuarta prórroga del estado de alarma, a la que ERC se opuso en esta ocasión votando en contra, cuando hasta la fecha se había abstenido.

"No, no lo hay. Nosotros somos un Gobierno progresista", ha respondido Calvo a la pregunta de si se ha producido un cambio en las alianzas del Ejecutivo de coalición, investido gracias a los votos, entre otros, de ERC.

Calvo ha indicado que al Ejecutivo le habría gustado que este miércoles, un "partido de izquierdas" como ERC, hubiese entendido que "para seguir protegiendo a todo el país, pero también a Cataluña de esta pandemia" era necesario prorrogar el estado de alarma. La vicepresidenta ha vinculado este cambio de posición en ERC al clima preelectoral en Cataluña y a la rivalidad con Junts per Catalunya por la hegemonía del espacio independentista.

A pesar de que la pandemia de coronavirus ha dado un giro inesperado a la legislatura, cambiando las prioridades, la vicepresidenta ha subrayado que "no ha hecho más que empezar" y ha reafirmado el compromiso del Ejecutivo "a seguir dialogando" con el independentismo "para que Cataluña tenga un futuro" en el "encaje constitucional" de España.

"Así que no se produce más que algo tan importante como que ayer el Gobierno tenía la enorme responsabilidad para proteger la salud de los españoles que encontrar apoyos para prorrogar el estado de alarma", ha explicado después de que el líder de ERC, Oriol Junqueras, haya advertido al Gobierno de que tendrá que elegir entre Ciudadanos o "mantener las mayorías de la investidura".

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se ha comprometido en sede parlamentaria a retomar la mesa de diálogo sobre el conflicto con Cataluña pactada con ERC "cuando las condiciones sean oportunas" y la reanudación de esas conversación sea "entendible" por el conjunto de la ciudadanía, ya que en la actualidad la prioridad es hacer frente a la pandemia de coronavirus y sus consecuencias económicas.

RESIDENCIAS DE MAYORES

Por otra parte, la vicepresidenta primera del Gobierno ha defendido la necesidad de "dar un giro importante" a la gestión de las residencias de ancianos ante las miles de muertes provocadas por el Covid-19 y para que "los mayores estén en mejores condiciones".

Calvo ha recordado que el Gobierno de Pedro Sánchez cuenta con una vicepresidencia, dirigida por Pablo Iglesias, "en la que están las políticas sociales referenciadas" y ha apostado por realizar cambios para garantizar la atención a los ancianos.

"Habría que darle un giro importante a esto, las residencias tienen que estar mejor atendidas, con más cuidados sanitarios, con más especialidades", ha indicado Calvo, quien ha reconocido, no obstante, que las competencias en esta materia son mayoritamente de las comunidades autónomas.

"No podemos llamar progreso a lo que es puro consumismo", ha asegurado la dirigente socialista quien se ha mostrado partidaria de "repensar una sociedad que no puede tener tiempo para cuidar a sus mayores".

La vicepresidenta, que ha asegurado encontrarse ya recuperada de su convalecencia por coronavirus, ha admitido que para un gobierno progresista la crisis provocada por el coronavirus va a "ser un aprendizaje y una lección" y ha apelado a la necesidad de "rehumanizar" la sociedad.

En su opinión, hay mucho que "hacer en políticas sociales en un país que viene de una crisis que gestionó la derecha con muchos recortes en solidaridad".

RECONOCE QUE SINTIÓ MIEDO

Por último y de otro lado, la vicepresidenta primera del Gobierno ha revelado que "lo pasó muy mal" y sintió "mucho miedo" al contraer la enfermedad de la COVID-19, por la que permaneció cuatro días ingresada en un hospital y de la que ya se ha recuperado, pese a que todavía la amenaza del virus le genera "inseguridad" y también "mucho dolor por los fallecidos".

Calvo ha expresado su deseo de que la vivencia del coronavirus constituya "una gran lección para todos" y contribuya a "rehumanizar" la política y la sociedad. "Es una oportunidad para cambiar muchas cosas, para que incluso la palabra progreso signifique más cosas", ha señalado, haciendo hincapié en la necesidad de dedicar tiempo a la atención de niños y de personas mayores.

"Para ser más felices, como decían los padres de la primera Constitución norteamericana y nuestra Constitución de Cádiz, 'La Pepa', que decía que teníamos derecho a la felicidad", ha recordado Calvo, que es doctora en Derecho Constitucional. "De esta crisis deberíamos sacar conclusiones éticas y personales bastante profundas", ha incidido, reconociendo que le sorprende que en esta situación las fuerzas políticas en España no sean capaces de encontrar un "mínimo común" en favor de sacar adelante el país.

Calvo, junto con la ministra de Igualdad, Irene Montero, y la titular de Política Territorial, Carolina Darias, han sido los miembros del Ejecutivo que, a día de hoy, han resultado contagiados del nuevo coronavirus. Sin embargo, de entre ellas, la vicepresidenta primera, de 62 años, fue la única que precisó ingreso hospitalario por infección respiratoria.

Tras cuatro días ingresada, Calvo recibió el alta y siguió recuperándose de la enfermedad, bajo supervisión médica, aislada en su domicilio. Tres semanas después de su paso por el hospital, una prueba confirmaba que la vicepresidenta había conseguido superar la enfermedad al dar negativo en un test de coronavirus.

Aunque la vicepresidenta ya se había incorporado de manera presencial a las reuniones diarias en Moncloa del Comité de Gestión de la Desescalada y participó también físicamente en el último Consejo de Ministros, este miércoles regresó al Pleno del Congreso, por primera vez desde su enfermedad. Su imagen recostada en el escaño, con mascarilla y cubriendo su cuerpo con un chal llamó la atención y generó dudas en las redes sociales por su estado de salud.

Comentarios