domingo 20.10.2019

CLM y Aragón reclaman una nueva financiación que garantice los servicios públicos en zonas despobladas

- Ambas comunidades coinciden en que el nuevo modelo de financiación debe incluir en la cuantificación del gasto el coste de la prestación de los servicios, la dispersión de la población, la despoblación y el envejecimiento, cumpliendo así con los principios de solidaridad y suficiencia financiera.

- El presidente de Castilla-La Mancha ha pedido poner "a pleno rendimiento" las desaladoras en el Levante español.

- Lambán ve "como única salida viable" para formar Gobierno en España un acuerdo entre PSOE, Podemos y Cs.

- García-Page celebra el fin de los “cordones sanitarios” en la política nacional y apuesta por evitar enfrentamientos.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, se han reunido en el Molino del Batán de Molina de Aragón (Guadalajara), para abordar diversos temas de interés para ambas regiones
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el presidente de Aragón, Javier Lambán, se han reunido en el Molino del Batán de Molina de Aragón (Guadalajara), para abordar diversos temas de interés para ambas regiones

Los presidentes de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page y Aragón, Javier Lambán, han reclamado este martes la necesidad urgente de aprobar un nuevo modelo de financiación autonómica que garantice la prestación de servicios públicos fundamentales en territorios afectados por la despoblación, teniendo en cuenta el coste añadido que supone para las autonomías.

Así se han pronunciado ambos responsables regionales en un encuentro bilateral celebrado en Molina de Aragón (Guadalajara) para tratar asuntos que conciernen a sendas comunidades autónomas, como son la despoblación y la necesaria financiación autonómica.

García-Page has señalado que "un elemento absolutamente imprescindible es que en el nuevo modelo de financiación que se negocie incluya dónde vive la gente" y ha señalado que es incuestionable tener en cuenta el coste por habitante de los servicios.

Asimismo, el presidente castellano-manchego ha señalado que la igualdad de oportunidad en servicios públicos básicos es "capital y constitucional", algo en lo que ha coincidido el presidente Lambán.

García-Page ha subrayado asimismo que ni Aragón, ni Castilla-La Mancha "piden dinero para intérpretes oficiales", ya que "el 94 por ciento del gasto público tiene que ver con las prestaciones públicas que ofrecen las comunidades autónomas, unas partidas que a todas luces son objetivables".

Ambos responsables políticos han coincidido en señalar que dicho modelo de financiación debe incluir además el coste de la prestación de los servicios la dispersión de la población, la despoblación y el envejecimiento, cumpliendo así con los principios de solidaridad y suficiencia financiera.

Por su parte, han abordado la necesidad de que el Gobierno de España, con las modificaciones legales que sean necesarias, desbloquee tanto los anticipos a cuenta de 2019 que adeuda a las comunidades autónomas como la mensualidad de la liquidación del IVA de 2017 que deben percibir este año, para evitar tensiones en las finanzas autonómicas en el último trimestre del año.

En este sentido, ha señalado si no fuera así se estaría poniendo en riesgo el Estado del bienestar, dado que se está cargando a las comunidades autónomas con las obligaciones que debe tener la Administración central.

"Confiamos en que antes de que acabe el año se dé solución a los pagos pendientes que nos están llevando al estrangulamiento financiero", ha aseverado.

García-Page ha afirmado que no se ha negociado el nuevo modelo de financiación hasta el momento porque Cataluña no se ha querido sentar y el resto de comunidades han ejercido una gran responsabilidad al no querer imponerlo, pero ha advertido de que el tiempo se está agotando porque "se está produciendo un estrangulamiento financiero de las autonomías a medio y largo plazo".

Previo al encuentro de los presidentes, desde primera hora de la mañana se han celebrado dos mesas de trabajo entre representantes de los Gobierno de ambas comunidades de contenido eminentemente técnico.

Una de las mesas ha estado formada por el vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro; la consejera de Presidencia y Relaciones Institucionales de Aragón, María Teresa Pérez Esteban; el comisionado para el Reto Demográfico de Castilla-La Mancha, Jesús Alique López, y su homólogo en Aragón, Javier Alloé Sus.

La segunda de las mesas está formada por el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de Castilla-La Mancha, Juan Alfonso Ruiz Molina; el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas de Aragón, Carlos Pérez Anadón; el director general de Presupuestos de Castilla-La Mancha, Isidro Hernández Perlines y el director general de Presupuestos, Financiación y Tesorería de Aragón, Andrés Leal Marcos.

Los presidentes de ambas administraciones autonómicas, Emiliano García-Page y Javier Lambán, han pasado por el Ayuntamiento de la localidad para saludar a la Corporación municipal, donde el presidente de Aragón ha firmado en el libro de honor del Consistorio para posteriormente trasladarse al Molino del Batán donde han mantenido una reunión.

Durante su visita a Molina, miembros de la plataforma ciudadana La Otra Guadalajara le han entregado una carta a Lambán para solicitarle un encuentro donde trasladarse sus reivindicaciones para impulsar el desarrollo de la comarca, solicitud que han hecho extensiva a García-Page, a quien no tenían previsto entregarle la carta ya que previamente le han enviado tres misivas sin obtener respuesta.

DESALADORAS EN EL LEVANTE ESPAÑOL

En otro orden, el presidente de Castilla-La Mancha ha considerado durante su intervención ante los medios que la actualidad es el momento correcto para abrir una reflexión para conseguir un Foro nacional sobre el agua y que para que se ponga a pleno rendimiento el sistema de desalación en el Levante.

García-Page se ha referido a la rotura del canal por el que discurre el agua del trasvase Tajo-Segura, a causa de los efectos de la DANA, y ha señalado que la actualidad es "un momento correcto" para que se ponga a pleno rendimiento el sistema de desalación, el cual ha tenido un coste de 600 millones de euros, en el Levante español porque ese agua "se va a necesitar para regar y beber los próximos meses".

"Los problemas no tienen ideología, pero las soluciones sí" ha dicho García-Page, al tiempo que ha recordado que la provincia de Guadalajara, en concreto los municipios de la cabecera del Tajo que forman la cuenca cedente del trasvase Tajo-Segura, están sufriendo restricciones en el suministro de agua mientras que "se está inundando la España receptora".

En este sentido, ha lamentado que lo que está sufriendo Castilla-La Mancha sea "un trasvase de riqueza, de rentas, no de agua", por lo que el presidente de Castilla-La Mancha ha dejado abierta la reflexión de abrir un Foro Nacional del Agua, ya que los ríos "deben contar con un sistema claro de aplicación y ejecución, y no con proyectos de fontanería", ha subrayado.

El jefe del Ejecutivo castellano-manchego ha defendido la postura que en su día se defendieron en Aragón en contra del trasvase del Ebro, en parte porque viendo la situación del Tajo, "les llevó a la gente del Ebro a que no se dejaran engañar".

Por su parte, el presidente aragonés se ha mostrado de acuerdo con la postura de García-Page si bien ha señalado que mejor hablar de Foro del Agua que de Pacto Nacional del Agua que "es peligroso porque se resucita para muchos la fórmula del trasvase".

"COMO ÚNICA SALIDA POSIBLE"

Por otra parte y respecto a la formación de Gobierno en España, el presidente de Aragón ha considerado que la "única salida viable" para que España tenga un gobierno que gestione "con eficiencia y sin recursos tan indeseables" como independentistas o Bildu sería un acuerdo entre PSOE, Podemos y Ciudadanos.

Lambán ha calificado de "improcedente" que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, planteara este lunes la abstención de su partido al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y más teniendo en cuenta que "incluso ha desatendido llamamientos" para celebrar reuniones en La Moncloa.

Por ello, ha rechazado que ahora "justo al borde de la bocina, esté planteando un pacto in extremis" y ha opinado que "nadie tiene muchos motivos para el optimismo", en alusión a la posibilidad de que se alcance un acuerdo entre varias formaciones para conformar gobierno y evitar una nueva celebración de elecciones.

A su entender, sería "un milagro" que los partidos cerrasen un acuerdo en las próximas horas y ha aseverado que, en estos momentos, "muchos motivos para el optimismo no tiene nadie".

Con todo, el presidente de Aragón ha opinado que le parecería "la solución perfecta" y "la única salida viable" un acuerdo de PSOE, Podemos y Ciudadanos, pues a su modo de ver es "absolutamente indeseable" que "la gobernanza de España dependa, por activa o por pasiva, de los partidos independentistas o de Bildu.

Lambán ha asegurado que, como presidente de una comunidad autónoma, añora, quiere y necesita que en España haya "un gobierno a pleno rendimiento y en pleno funcionamiento cuanto antes", y ha considerado que el país lleva cuatro años sin gobierno, porque "hablar de que ha habido gobierno es hablar con benevolencia de lo que ha ocurrido".

"Estar sin una interolución sólida para algo tan fundamental como la financiación autonómica, que es lo que hoy nos ha traído aquí, es un quebranto del normal desenvolvimiento de las funciones que es absolutamente insoportable", ha admitido Lambán.

"LA FLEXIBILIDAD" QUE NO HUBO EN MESES

Por su parte, el presidente de Castilla-La Mancha ha pedido que, ante las conversaciones que están manteniendo los partidos para formar gobierno en España, en las próximas horas pueda haber "la flexibilidad" que a su entender ha faltado en los últimos meses.

García-Page ha reflexionado sobre la situación actual, en la que a su juicio se ponen de manifiesto tres aspectos, el primero que "todo el mundo" en el PSOE "está de acuerdo en que no se puede depender de los independentistas" para gobernar España, aunque sí ha defendido el diálogo con los separatistas.

En segundo lugar, ha celebrado que "se han acabado los vetos y cordones sanitarios" que Cs había impuesto al PSOE, algo que era "claramente innecesario, injusto y que ha traído como consecuencias ir a callejones sin salida" y en tercer lugar, ha pedido que si hay elecciones generales, no se haga un planteamiento de enfrentar a una mitad de España con la otra.

El presidente castellano-manchego ha trasladado todo su apoyo y el de todo el partido al presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ante las decisiones que tome porque "en un momento de vértigo y de decisiones rápidas", lo importante, a su entender, es que "el líder cuente con la confianza.

En este sentido, ha aseverado que no ve necesario que se reúnan los órganos del partido para tratar esta cuestión.

También se ha planteado que los ciudadanos pueden estar sorprendidos porque "después de meses de debate, se esté con este nivel de debate en el último minuto", aunque ha añadido que es una de las tradiciones en el país "dejarlo todo para el último minuto" y también "convertir en definitivo lo que empieza siendo provisional".

En cualquier caso, ha dudado de que los españoles puedan entender que se ha estado "a punto de llegar a un acuerdo, y que la distancia ha sido de un metro" para cerrarlo y finalmente no se ha alcanzado, lo que provocaría la repetición de elecciones.

"Me gustaría que en estas horas que quedan pudiera haber la flexibilidad que ha faltado en esos meses", ha deseado el presidente castellano-manchego, que ha subrayado que, a su entender, los ciudadanos dejaron "claro" en las elecciones del 28 de abril que "el presidente del Gobierno es Pedro Sánchez", por lo que ha opinado que unas nuevas elecciones generales sería como "un plebiscito para decidir si Pablo Iglesias es ministro o no", ha concluido.

Reunión con el presidente de Aragón

Más información en vídeos 
Comentarios