viernes 2/10/20

Cataluña y la estabilidad, dos constantes en los mensajes navideños del rey Felipe VI

Se trata de asuntos que han estado presentes en anteriores mensajes de Felipe VI, quien en las cinco ocasiones precedentes ha abordado asimismo otros temas de forma recurrente como la lucha contra la corrupción, el terrorismo, el desempleo o la violencia machista, y una especial atención a los jóvenes
El Rey Felipe VI pronuncia su discurso navideño junto a una foto de la Princesa de Asturias leyendo la Constitución
Cataluña y la estabilidad, dos constantes en los mensajes navideños del rey Felipe VI

El rey Felipe VI dirigirá a los españoles el próximo martes su sexto mensaje con motivo de las fiestas de Navidad en un contexto en el que se repiten como dos elementos clave del panorama político tanto la situación en Cataluña como los intentos para garantizar la estabilidad con la formación de un nuevo Gobierno.

Se trata de asuntos que han estado presentes en anteriores mensajes de Felipe VI, quien en las cinco ocasiones precedentes ha abordado asimismo otros temas de forma recurrente como la lucha contra la corrupción, el terrorismo, el desempleo o la violencia machista, y una especial atención a los jóvenes.

La crisis catalana ha sido una constante que está acompañando su reinado y que le ha llevado a aludir a ella cada Navidad apelando en todo momento a la defensa de la Constitución.

Lo hizo ya en su discurso de 2014, cuando tras expresar su preocupación por las "fracturas emocionales, desafectos o rechazos entre familias, amigos o ciudadanos" en Cataluña, pidió respeto para el texto constitucional como garantía de una convivencia democrática, ordenada, en paz y libertad.

Con su confianza en la "unidad y continuidad de España" pero sin referirse explícitamente a Cataluña, volvió en 2015 a defender la Constitución advirtiendo de que la ruptura de la ley y la imposición de un proyecto sobre la voluntad de los demás españoles conduce a la decadencia, el empobrecimiento y el aislamiento.

Sin mencionar tampoco la crisis catalana, al año siguiente resaltó que no son admisibles ni actitudes ni comportamientos que ignoren o desprecien los derechos que tienen y comparten todos los españoles y consideró que vulnerar las normas que garantizan la democracia y la libertad sólo llevan a enfrentamientos estériles y al empobrecimiento oral y material de la sociedad.

Volvió a citar Cataluña en 2017, año en el que la evolución de los acontecimientos le llevó a dirigir el 3 de octubre un mensaje a la nación en el que llamó a asegurar el orden constitucional ante la situación "de extrema gravedad".

Una situación ante la que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó por vez primera el artículo 155 de la Constitución y convocó elecciones en esa comunidad.

Fue tres días después de esos comicios cuando Felipe VI pronunció su discurso navideño y pidió a los elegidos en ellos que respetaran la pluralidad de su sociedad porque el camino no debía llevar de nuevo al enfrentamiento o la exclusión y abogó por recuperar una convivencia que recuperara la serenidad, la estabilidad y el respeto mutuo.

La necesidad de garantizar la convivencia estuvo presente igualmente en su mensaje del año pasado, cuando consideró que debe fundamentarse en el respeto a la Constitución e instó a impedir que renazcan el rencor y el resentimiento.

Al igual que ocurrirá este año, el mensaje de Navidad del rey se ha escuchado después de una cita electoral y a la espera de que las negociaciones fructificasen en nuevos ejecutivos.

Ocurrió por ejemplo tras las elecciones catalanas del 21 de diciembre de 2017 y después de los comicios generales del 20 de diciembre de 2015, que desembocaron en unas nuevas elecciones al año siguiente ante la imposibilidad de que un candidato obtuviese los apoyos suficientes para su investidura.

Todo ello ha provocado que las llamadas a la estabilidad hayan estado presentes en las palabras de Felipe VI, trufadas con apelaciones a los partidos para actuar de forma que los ciudadanos recuperen la confianza en las instituciones.

Responsabilidad y espíritu renovador reclamó para ello a las formaciones políticas en 2014, voluntad de entendimiento y concertación les pidió al año siguiente, y diálogo para impulsar consensos básicos les solicitó en 2016.

En 2017 demandó actuar para conseguir un país que ilusione y dispuesto a adaptarse a los nuevos tiempos, y el año pasado resaltó el ejemplo de la Transición para trabajar juntos y unidos por el futuro del país y para entenderse y llegar a acuerdos.

La lucha contra la corrupción fue protagonista en su primer mensaje de Navidad como monarca al estimar necesario cortarla "de raíz y sin contemplaciones", y advirtió en 2017 que seguía siendo una de las principales preocupaciones de la sociedad y, por tanto, se debería actuar en consecuencia.

En su último discurso dijo que a los españoles les seguía preocupando muy seriamente junto a otros problemas como el paro, el terrorismo y la violencia contra las mujeres.

Más información en vídeos 
Comentarios