viernes 22/1/21

Page afirma que la situación de los refugiados sirios 'debe ser un pacto de Estado'

El presidente de CLM y secretario regional del PSOE, recuerda a Felipe González que la Constitución ya habla de nacionalidades pero que la "gran nación" es España; y pide a Rajoy "no se quede cruzado de brazos" en Cataluña

El presidente de CLM y secretario regional del PSOE de la región, Emiliano García-Page, este sábado en la reunión del Comité Federal
El presidente de CLM y secretario regional del PSOE de la región, Emiliano García-Page, este sábado en la reunión del Comité Federal

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha manifestado que la situación de los refugiados sirios debería ser “un pacto de Estado”, pues es un asunto “cuya realidad va mucho más allá e incluso es la imagen del país ante el mundo”.

Así se pronunciaba este sábado en Madrid el líder del Ejecutivo castellano-manchego y secretario regional del PSOE a su llegada al Comité Federal que celebraba el partido, en torno a la situación de emergencia humanitaria provocada por el exilio de refugiados sirios a las puertas de Europa.

El presidente ha apuntado que “estamos a disposición del Gobierno” pues, a su entender, “cuanta más coordinación haya entre las administraciones, será mejor”. “Me gustaría que en España hubiera un entendimiento global entre los grandes partidos, entre todos, que se pueda ver como una posición de país” ha manifestado.

García-Page ha añadido que espera que “podamos distinguir los intereses de los partidos, de los intereses generales del país, algo que tiene que ver con el alma del pueblo”.

Finalmente el presidente de la Región ha explicado que esta es una cuestión que “tiene que liderar el Gobierno, y nosotros detrás. Y si no lo hace, en vez de detrás, estaremos delante”.

ESPAÑA, "UNA NACIÓN EN LA QUE CABEN DISTINTAS SENSIBILIDADES"

De otro lado, García-Page ha mostrado su desacuerdo con la propuesta del expresidente del Gobierno Felipe González de reconocer a Cataluña como nación en una futura reforma de la Constitución, le ha recordado que la Carta Magna ya habla de "nacionalidades", pero que el término nación, desde su punto de vista, debe reservarse para España. "La gran nación que tenemos es la española", ha sentenciado.

González ha lanzado esa idea en una entrevista a 'La Vanguardia', pero a su llegada a la sede socialista de Ferraz, donde se reúne el Comité Federal del partido, García-Page ha señalado que actualmente el debate sobre Cataluña va "más allá" de la iniciativa esbozada por el exdirigente socialista.

"Lo que hay es una acumulación permanente de agravios y desde mi punto de vista, España es una nación en la que caben distintas sensibilidades que se pueden aproximar más o menos a nación", ha dicho, incidiendo en que la Constitución de 1978 "hace ya varias décadas se reconoció que hay regiones y nacionalidades" lo que, a su juicio, "es una aproximación bastante sentimental y bastante razonable a ese concepto".

El 'barón' castellano-manchego se ha mostrado abierto a cambiar la Carta Magna para "actualizar las relaciones de Cataluña con España", pero ha dejado claro que, según su tesis, "la gran nación es la española" y que en ella "cabe incluso toda la gente que considera que su tierra pequeña puede considerarse nación o nacionalidad".

VOLVER A 'SENY'

Respecto al proyecto soberanista de Junts pel Sí, García-Page ha reiterado que no ve "salida ni legal, ni jurídica, ni de sentido común" a sus planteamientos y ha pedido a la clase dirigente catalana "recupere el 'seny' que ha tenido siempre Cataluña".

"Singularidades todas, derechos históricos, reconocidos también ya en la Constitución, podemos hablar lo que haya que hablar, pero hay mucho que hablar antes de que alguien se pegue una bofetada", ha apuntado.

Desde su punto de vista, "se pueden reclamar muchas cosas y seguramente las cosas no pueden seguir como están". Por eso, ha avisado de que "no se puede estar parado" como lo está en su opinión el Gobierno de Mariano Rajoy, al que ha pedido que "no se quede cruzado de brazos".

"Que no piense que como es muy difícil la independencia el tiempo lo arreglará todo porque no es cierto", le ha aconsejado, antes de recalcar que "no se puede tirar a la gente por el precipicio ni por los catalanes ni por el resto de España". "Vamos a apostar por la concordia y el consenso aunque eso suponga que haya cambios", ha reiterado.

Comentarios