sábado 31/7/21

Bellido expulsa del pleno a Rodríguez tras recibir un insulto y el PP se marcha

- Abengózar llama sinvergüenza a Rodríguez tras insinuar veladamente en el pleno que los socialistas son "unos ladrones".

- El diputado 'popular' acaba expulsado, la portavoz del PP afea la conducta a Bellido y éste asume la crítica y pide disculpas

El diputado del PP, Miguel Ángel Rodríguez, durante su intervención en el Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha
El diputado del PP, Miguel Ángel Rodríguez, durante su intervención en el Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha

El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, Pablo Bellido, ha expulsado este jueves del pleno al diputado regional del PP Miguel Ángel Rodríguez tras llamarle al orden en tres ocasiones seguidas por su actitud tras recibir un insulto por parte de la portavoz del grupo socialista, Ana Isabel Abengózar, y el PP al completo ha abandonado la sala.

El debate de las enmiendas parciales a la Ley del Juego de Castilla-La Mancha se ha recrudecido y, durante su intervención, Rodríguez ha criticado la "excesiva recaudación" que plantea la nueva normativa y se ha preguntado si el Gobierno regional quiere ser "socio" o "llevarse a pachas" dicha recaudación de los locales de juego, así como también ha aseverado que la Consejería de Hacienda podría ubicarse "en Sierra Morena".

En el turno inmediatamente posterior del PSOE, la portavoz de este grupo le ha espetado a Rodríguez que es "un verdadero sinvergüenza", ante lo que el diputado 'popular' ha reaccionado así como el resto del PP que ha pedido al presidente de la Cámara que intervenga y no permita insultos tal y como recoge el reglamento.

Bellido le ha llamado al orden a Rodríguez en varias ocasiones y le ha pedido que dejase hablar a Abengózar para que explicase por qué ha utilizado esa palabra y "cuando lo explique, ya veremos si la llamo al orden", ha manifestado para a continuación pedir al parlamentario del PP que abandonase el salón de plenos y le han seguido el resto de compañeros de bancada.

Abengózar ha indicado entonces que Rodríguez ha acusado al PSOE de quererse llevarse "a pachas" la recaudación del sector del juego con el régimen sancionador y ha dicho que la Consejería de Hacienda podría estar "en Sierra Morena, como si fuéramos los del trabuco, cuando en realidad son ellos", por lo que ha considerado que el diputado 'popular' ha llamado a los socialistas "ladrones" en dos ocasiones de forma velada.

No obstante, ha retirado la palabra "sinvergüenza" pero ha insistido en que quede constancia de porqué la ha pronunciado.

También Rodríguez había retirado con anterioridad la acusación al PSOE de querer ser "socios" en la recaudación, pero ha incidido en que sí quiere "comer de la tarta que reportará pingües beneficios".

Al término del debate de la Ley del Juego, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha señalado que le da "un poquito de vergüenza ajena" la situación vivida en el pleno y ha lamentado que el grupo parlamentario popular al completo haya abandonado el salón plenario.

En el siguiente punto del orden del día, la portavoz del PP, Lola Merino, ha pedido explicaciones a Bellido y ha aludido al reglamento que recoge que no se pueden proferir insultos en sede parlamentaria y que si se produjesen, el presidente debe llamar al orden; así como le ha reprochado que haya expulsado al ofendido y no a la persona que ha insultado.

Bellido ha afirmado que la intención que tenía era permitir a la oradora (Abengózar) que pudiese "explicar qué había querido decir y matizar" pero que la iba a instar a que retirase lo dicho, y ha justificado la expulsión de Rodríguez en que ha interrumpido permanentemente, no ha permitido a la portavoz socialista explicarse y "cuando ha empezado a golpear la madera del escaño, me ha parecido oportuno intentar relajar", ha remarcado.

Por tanto, ha apuntado que le he pedido que saliese, pero solo para ese punto y no para el resto del pleno, "en vista de que se estaba alterando más de la cuenta", así como ha reiterado que su intención era pedir a Abengózar que retirase el insulto si no lo hacía 'motu propio' porque le ha parecido "reprobable".

"Lamento lo que ha sucedido, no son nada edificantes estos excesos verbales y si en mi actuación no he estado demasiado fino, pido disculpas", ha concluido Bellido. 

Comentarios