miércoles 20.11.2019

Ascenso de Vox y Cataluña encrespan una campaña que no augura el desbloqueo para formar Gobierno

Los tropiezos de Sánchez, el hundimiento de Cs y el frenazo en la subida del PP por Abascal, marcan una semana de poco debate y muchas consignas
En imágenes de archivo los principales líderes políticos en actos de campaña
En imágenes de archivo los principales líderes políticos en actos de campaña

El ascenso que auguran las encuestas a Vox y las protestas en Cataluña por la sentencia del 1-0 han encrespado la campaña electoral 'expres' para las elecciones del 10 de noviembre que no augura unos resultados que permitan desbloquear la situación y formar un gobierno con rapidez.

La campaña ha estado marcada por el protagonismo de los mensajes del partido de Abascal, los tropiezos de Pedro Sánchez, sobre todo arrogándose el control de la Fiscalía y el hipotético hundimiento de Ciudadanos que prevén los sondeos, que también alertan de un frenazo en el crecimiento del PP por el efecto de Vox. A ello se suma la pelea de Pablo Iglesias por minimizar los daños por la irrupción del partido de Íñigo Errejón.

A pesar de los cuatro debates electorales televisados, la semana de contienda electoral se resume en que ha habido poco debate de fondo, pocas novedades programáticas y muchas consignas.

Pero los resultados de las encuestas no auguran que se vaya a producir un desbloqueo en la formación de gobierno por que ni el bloque de izquierdas, ni el de derechas sumarían suficiente para ello.

Durante la campaña, los mensajes sobre el bloqueo apenas han cambiado, porque el PSOE insiste en un gobierno en solitario; Podemos reitera la coalición y el PP rechaza abstenerse para facilitar la formación de gobierno. Solo Cs ha cambiado de idea y ahora sí se presta al desbloqueo con quien tenga más escaños, después de haberse negado a hablar con Sánchez tras el 28A, aunque su capacidad de interlocución dependerá del número de escaños que consiga.

En un contexto de hartazgo ciudadano por ser las cuartas elecciones generales en cuatro años, la novedad ha venido de la mano de los de Abascal, que han conseguido convertirse en protagonistas por sus mensajes "sin complejos", como ellos mismos afirman.

Estos mensajes se centran en los ataques al sistema autonómico por entender que supone un gasto excesivo que se podría dedicar a pensiones o a crear empleo; en la propuesta de ilegalizar a los partidos independentistas, de intervenir Cataluña y recuperar competencias como la de prisiones y en las arremetidas contra la inmigración ilegal y el mantenimiento en España de los MENAS (inmigrantes menores de edad no acompañados) a los que acusan de la inseguridad ciudadana.

Desde Vox no niegan su satisfacción por el resultado que han tenido para ellos los cuatro debates electorales televisados que se han producido en los últimos diez días, sobre todo el de los cinco candidatos que emitió RTVE, en el que Abascal logró colocar todas sus propuestas sin a penas oposición.

Este protagonismo ha propiciado que las encuestas auguren una gran subida a este partido el próximo domingo, algunas, incluso, por encima de los 50 escaños --más del doble de los 24 actuales--, que podría recoger voto incluso del PSOE en los barrios más populares, según algunos estudios demográficos. Estos también señalan que los de Vox se han visto beneficiados por su postura con la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

En la formación de Abascal no ocultan el optimismo y confían en dar el salto a tercera fuerza sobre todo recogiendo escaños en las provincias en las con menos escaños, pero no quieren caer en la euforia para que sus expectativas en las encuestas no se vean frustradas por el resultado del 10N.

El otro elemento que ha agitado la campaña ha sido la situación de Cataluña. Sobre todo, los altercados por la sentencia del Tribunal Supremo contra la organización del 'procés' a pocos días del inicio de la contienda electoral y las acusaciones contra el presidente de la Generalitat, Joaquín Torra y otros líderes independentistas por no condenar de manera clara la violencia.

Pero no solo los altercados han tenido su relevancia, sino las propuestas que han realizado los partidos para dar una salida a la situación y que también han sido objeto de acusaciones cruzadas entre ellos.

De hecho, la propuesta que ha incluido el PSOE en su programa para modificar la Constitución y lograr una España federal y plurinacional ha sido objeto de duras acusaciones por parte de PP y Ciudadanos que han reiterado al PSOE, y sobre todo a Pedro Sánchez durante el debate a cinco, la pregunta de cuántas naciones tiene España. Una pregunta que, de momento, ha quedado sin respuesta.

PSOE SE ARRIESGA AL ESTANCAMIENTO

Pero en el afán de Sánchez de recoger voto más moderado, ha incluido algunas medidas más duras para controlar TV3, poner coto al adoctrinamiento en las aulas catalanas y tifipicar en el Cógido Penal la convocatoria de referéndums ilegales.

Sin embargo, estas propuestas no parecen haber tenido un impacto positivo en las encuestas conocidas hasta ahora, ya que éstas auguran un estancamiento al PSOE a pesar de la expectativa con la que partía Pedro Sánchez cuando evitó formar gobierno con Podemos.

Este temor y el de que se vuelva a repetir la situación del 28A --y que ninguno de los bloques sume para formar gobierno--, se ha visto reflejado en la propuesta de Pedro Sánchez durante el debate en RTVE de que gobierne el partido más votado y en su sobreexposición mediática, con entrevistas casi a diario en televisiones y radios.

No obstante, desde el PSOE afirman que sus datos son mejores de los que ofrecen los sondeos y los más optimistas creen que pueden sumar hasta quince escaños más, ganando diputados en Andalucía, Cataluña, Valencia, Extremadura y Castilla La Mancha, aunque perdiendo alguno en Madrid. Pero entre los socialistas también hay quien habla de un crecimiento muy escuálido.

Tampoco han ayudado al jefe del Ejecutivo en funciones sus tropiezos durante la campaña, como haberse arrogado el control de la Fiscalía para traer a Puigdemont a España. Un error que él mismo ha atribuido al cansancio.

PP FRENA EL CRECIMIENTO POR EL AVANCE DE VOX

Por su parte, el presidente del PP, Pablo Casado, comenzó la campaña espoleado por los sondeos, que en algunos casos le situaban en la frontera de los 100 escaños. Sin embargo, la irrupción de VOX parece haber frenado esa subida, lo que ha propiciado que en los últimos días, los 'populares' lancen ataques de todo tipo a los de Abascal. Les han acusado de tener un política de ocurrencias, de barra de bar y de no tener experiencia de gestión.

Con todo, el PP ha centrado sus ataques en el PSOE. Además de denunciar su modelo territorial por su propuesta de plurinacionalidad también han cuestionado su capacidad para afrontar con éxito los síntomas de recesión de la economía española, advirtiendo que con Sánchez se puede repetir la "ruina" económica que dejó Zapatero.

CIUDADANOS INTENTA LA REMONTADA

El partido de Albert Rivera ha volcado la campaña en luchar contra el descalabro que le dan los sondeos, que en algunos casos les reducen a 15 escaños frente a los 57 que obtuvieron en abril. Los últimos días han tratado de "movilizar a los votantes moderados" alegando que "sí se puede" lograr la "remontada".

Los naranjas tratan de ganarse al votante afirmando que son la garantía del desbloqueo porque pueden pactar con el PP o con el PSOE y se venden como garantía de reformas y ante la crisis en Cataluña.

Por el contrario, las encuestas prevén que Unidas Podemos aguante aunque con alguna merma, a pesar de que Más País puede lograr algún escaño. Sin embargo, los estudios demoscópicos creen que el partido de Errejón llega desfondado a estos comicios.

Pablo Iglesias intenta salir lo más fuerte posible del 10N para evitar, dice, que el PSOE haga un "pacto blando" con el PP utilizando la escusa de Cataluña y advierte, para evitar que su voto se vaya al PSOE, que son la garantía de aplicar medidas sociales en caso de crisis.

Más información en vídeos 
Comentarios