jueves 27/1/22

Arroyo rechaza la "guerra del agua" y aboga por defender los intereses de CLM

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural ha manifestado que hay que buscar “entre todos, alternativas para el agua que hoy se utiliza para regadío procedente del trasvase” en el Levante
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha participado en el foro organizado por Agro Santander y La Tribuna con la ponencia ‘Los desafíos de la agricultura de Castilla-La Mancha’
El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha participado en el foro organizado por Agro Santander y La Tribuna con la ponencia ‘Los desafíos de la agricultura de Castilla-La Mancha’

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha señalado este miércoles que Castilla-La Mancha no quiere "entrar en ninguna guerra en materia de agua con ninguna comunidad autónoma", si bien ha abogado por "defender los intereses" de la ciudadanía de la región.

Así lo ha indicado Martínez Arroyo durante su participación en Toledo en el foro organizado por Agro Santander y La Tribuna bajo el título 'Los desafíos de la agricultura de Castilla-La Mancha', ha informado la Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural en nota de prensa.

En su intervención, Martínez Arroyo ha remarcado que el Gobierno regional tiene la "obligación" y así se han comprometido "todos" los actores regionales en un acuerdo de defensa de los intereses de la región.

Asimismo, ha subrayado que Castilla-La Mancha "en ningún momento ha negado el agua para consumo humano" porque es una necesidad y, de hecho, ha dicho que ni siquiera se recurren esos trasvases.

Pero en el caso del agua para otros usos diferentes, ha continuado, "hay que buscar entre todos soluciones alternativas", al tiempo que ha apuntado que en la zona de Levante ya se hicieron en su día inversiones millonarias "con los impuestos de todos los españoles" y cuenta con las desaladoras.

Con todo, ha insistido en que "la solución no debe pasar por que el agua de Castilla-La Mancha se vaya de aquí y arrastre a la gente de esta región que vive en los pueblos", y ha manifestado: "En materia de agua, mano tendida, solidaridad con todos los territorios del país, incluso con los agricultores del Levante, pero teniendo en cuenta que el agua tiene que ayudarnos a generar aquí desarrollo y futuro".

Por otro lado, el titular regional de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural se ha referido a la depuración y en este sentido ha destacado las "inversiones fundamentales" que se están haciendo en Castilla-La Mancha, que forman parte de un planteamiento global de la economía circular del agua y una apuesta por el futuro en cantidad y calidad del agua que pasa por los ríos que vertebran la comunidad.

En concreto, ha nombrado las nuevas depuradoras de San Clemente-El Provencio (Cuenca) y Brihuega (Guadalajara), cuya inversión de casi 10 millones de euros ha sido aprobada esta semana por el Consejo de Gobierno.

Con respecto al sector agroalimentario, Martínez Arroyo ha resaltado que los datos apuntan a que este sector, pese a la pandemia de la covid-19, es hoy "más fuerte de lo que era en 2015" y que "ha demostrado su resiliencia y ha sido capaz de enderezarse en situaciones de dificultad mejor que otros".

Y en cuanto a la Política Agraria Común (PAC), ha agregado que la posición de Castilla-La Mancha en las negociaciones actuales es que pretende "que nadie se quede atrás" y que no se excluya a los agricultores y ganaderos pequeños como sí sucedió en las negociaciones anteriores, así como apuesta por la convergencia de las ayudas al cien por cien, la reducción de las regiones productivas y la desaparición de los derechos históricos de la PAC.

Comentarios