Castilla-La Mancha vota a favor del plan del Tajo, que mantiene los caudales ecológicos

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha celebrado esta decisión "histórica" del Consejo Nacional del Agua que servirá para "salvar al Tajo de verdad"
Protesta llevada a cabo a las puertas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico - EFE/ Luis Millan
photo_camera Protesta llevada a cabo a las puertas del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico - EFE/ Luis Millan

Castilla-La Mancha ha votado este martes a favor del nuevo Plan Hidrológico del Tajo porque, finalmente, se mantiene en todos los términos alcanzados hace unos meses y no se pone ninguna condición para elevar, en los plazos acordados, los caudales ecológicos del río Tajo y sus reservas en la cabecera, según fuentes del Gobierno regional.

Además, durante la reunión del Consejo Nacional del Agua celebrada en Madrid, Castilla-La Mancha ha emitido un voto particular, que no condiciona el voto favorable en su conjunto, al concretarse el caudal ecológico en Aranjuez, pero no en Toledo y en Talavera.

Asimismo, el documento denominado "Programa Especial de Vigilancia y Control" del acueducto Tajo-Segura, que había suscitado críticas en Castilla-La Mancha ya que no garantizaba alcanzar en 2027 los caudales ecológicos recogidos en la redacción inicial del plan del Tajo, ha sido retirado por el Ministerio de Transición Ecológica, señalan desde el Gobierno regional.

Según estas mismas fuentes, la comunidad castellanomanchega está "satisfecha" de que el Plan Hidrológico del río Tajo atienda el espíritu de las varias sentencias dictadas por el Supremo en relación al anterior Plan Hidrológico y al Memorándum acordados cuando el Partido Popular gobernaba en España y en Castilla-La Mancha.

UNA DECISIÓN "HISTÓRICA" PARA "SALVAR AL TAJO DE VERDAD"

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha destacado que la aprobación del plan del Tajo para el periodo 2022-2027 hace que este martes sea "un día dichoso, histórico" y ha valorado la coherencia del Gobierno central con el documento ante "innumerables tensiones y negociaciones".

García-Page, que este martes ha visitado una empresa en Crawley (Reino Unido), ha valorado la aprobación del plan del Tajo en la reunión del Consejo Nacional del Agua, en los términos propuestos inicialmente por el Ejecutivo central y que se haya retirado el programa de seguimiento del acueducto Tajo-Segura, en el cual no se garantizaba que a partir de 2026 se siguieran aumentando los caudales ecológicos.

“Hoy se ha tomado una decisión histórica”, ha resumido el presidente regional en una nota de prensa, que ha añadido que, de este modo, se consolida la posición de Castilla-La Mancha en materia de agua.

El presidente castellanomanchego ha agradecido la labor de “muchísima gente” que ha trabajado “en la dirección de ir sustituyendo el trasvase por el cauce natural del río” en términos de “calidad y cantidad” y, en esta línea, ha valorado la “coherencia” y la “firmeza” del Gobierno de España y de la vicepresidenta Tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, en medio de “innumerables tensiones y negociaciones” en torno a esta materia.

Paralelamente, García-Page ha tendido la mano “al conjunto de las autonomías y del Levante para que entre todos" se fragüe "un pacto auténtico que dé sostenibilidad en la gestión del agua a todos".

En este marco, el jefe del Gobierno autonómico ha celebrado la "garantía de caudales que va a llevar el Tajo y que afecta de manera notable a Toledo o Talavera” a través de este “acuerdo histórico”, ha insistido, que debe servir “para que las próximas generaciones empiecen a olvidar la tortura del Tajo”.

En su valoración de este “paso estratégico”, el presidente de Castilla-La Mancha ha reconocido que “ha habido intentos hasta el último intento de apalancar el trasvase”, maniobras que ha achacado al “inmovilismo”, al “negacionismo” y a la “comodidad de dejar las cosas como están”.

Por el contrario, ha celebrado que “se ha impuesto un concepto de sostenibilidad” en consonancia con lo que el Gobierno de España “predica para otros cambios y transiciones ecológicas”.

"Vamos en el camino correcto, el que ya conseguimos que nos avalara la Unión Europea", ha reivindicado el presidente castellanomanchego, que también ha recordado que el Tribunal Supremo dictó "una sentencia histórica" sobre los caudales ecológicos del Tajo.

Por todo ello, ha considerado que "todo el esfuerzo ha merecido muchísimo la pena".

ADVERTENCIAS DESDE EL JUEVES

Ya el pasado jueves la Cátedra del Tajo UCLM-Soliss dio la voz de alarma sobre "modificaciones" en la Propuesta de Proyecto de Plan Hidrológico de la demarcación del Tajo, que atentaban contra los límites de caudales mínimos fijados hasta diciembre de 2025, ya que se proponía un sistema escalonado de caudales hasta 2027.

Además, el presidente castellanomanchego alertaba en la misma línea de que "si alguien" quería "introducir alguna trampa", desde el Ejecutivo regional no lo iban a tolerar.

Se sumaban este mismo lunes las voz del vicepresidente de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, que advertía de que si el Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) no ratificaba los compromisos adquiridos con el Gobierno de Castilla-La Mancha para establecer el caudal ecológico al Tajo en la aprobación de Plan Hidrológico de la cuenca, exigirían que se cumpliera la sentencia del Tribunal Supremo sobre el Acueducto Tajo-Segura.

En la misma línea, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, se mostraba "en contra" de las modificaciones en la Propuesta de Proyecto de Plan Hidrológico de la demarcación del Tajo sobre los caudales mínimos, confiando en una rectificación porque los caudales "se tienen y se deben mantener".

CLAVES DEL CAUDAL ECOLÓGICO DEL TAJO

El caudal ecológico del Tajo para garantizar la supervivencia y ecosistema de sus aguas y su vinculación a la cantidad que se podría trasvasar según el nuevo plan hidrológico es uno de los puntos clave de las disputas entre comunidades como Castilla-La Mancha y el Levante, reunidos en el Consejo Nacional del Agua este martes.

Estas son algunas de las claves de lo que se considera caudal ecológico de un río:

- ¿Qué es el caudal ecológico? Un caudal ecológico es el caudal que necesita un río para la supervivencia de todos los ecosistemas que son les son propios.

- ¿Cómo puede garantizarse el mismo? el caudal ecológico es o no es, no se puede proteger por partes, ni por fascículos, explicaba Alejandro Cano, coordinador de la Red Ciudadana del Tajo y de la Plataforma para los Ríos Madrileños y el Tajo.

Por eso, criticaba que en los nuevos planes hidrológicos de cuenca -que se han debatido este martes en el Consejo Nacional del Agua- se estuviese hablando de unos caudales mínimos ecológicos, que serían diferidos, o por partes, de cara a unos niveles garantizados futuros.

- ¿Cuales son los componentes de un caudal ecológico? esto no es simplemente un tema de volumen de agua que debe quedar establecido; es mucho más, según Cano. No es como una cañería, en la que varía la cantidad de agua según la presión; no, en un caudal ecológico influyen muchos factores para que pueden vivir las especies y ecosistemas en los ríos. Tienen que considerarse muchos patrones, por ejemplo las crecidas; los distintos niveles del río en verano respecto al invierno, la primavera frente al otoño.

Además, tiene que haber caudales generadores, que permitan precisamente que el propio río se restaure, que la laderas se restituyan, que toda la biodiversidad se pueda desarrollar.

- ¿Existe un modelo a tener en cuenta? el modelo lógico no es algo tan simple como abrir un grifo. El caudal ecológico es una cuestión muy compleja, que requiere estudios muy profundos, y unas pautas que no pueden cambiarse libremente sin datos científicos.

- ¿Se puede supeditar las cantidades de agua a trasvasar como en el caso del Tajo en función del caudal ecológico? según Cano, no se entendía que el nuevo plan hidrológico plantease rotaciones del caudal, es decir posibles incrementos de agua trasvasada condicionados al buen estado de las mismas, porque una cosa es el caudal y otra muy distinta la salud de las aguas del Tajo.

A modo de ejemplo ha explicado que no sería de recibo quitarle el alimento a una persona por el hecho de estar sana, como tampoco se puede plantear trasvasar más o menos agua bajo el argumento de la buena salud o no de esta. 

EL CONSEJO SOMETE A INFORME LOS PLANES

El pleno del Consejo Nacional del Agua ha sometido a informe los Planes Hidrológicos del tercer ciclo y los Planes de Gestión del Riesgo de Inundación de segundo ciclo, dos herramientas "clave" para la gestión del agua en España.

Este procedimiento constituye el paso previo a la presentación de estos documentos en el Consejo de Estado y, finalmente, ante el Consejo de Ministros para su aprobación definitiva antes de final de año, según un comunicado del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco).

Ambos planes, que estarán vigentes durante los próximos seis años, cuentan con una inversión prevista de 22.926 millones de euros para ejecutar las más de 7.000 medidas contempladas.

La vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha expresado que se trata de “un esfuerzo inversor sin precedentes, que marcará un antes y un después en la gobernanza del agua en nuestro país y que nos permitirá una España mucho mejor preparada para los desafíos que están por venir”.

El nuevo ciclo de planificación se centrará en la adaptación al cambio climático y las mejoras que se han incorporado en este nuevo reglamento "buscan incluir esta variable en la planificación hidrológica, y garantizar la unidad y coherencia normativa en todo el territorio".

En España, según las previsiones, las alteraciones del régimen hídrico que se producirán a medio y largo plazo se traducirán en una importante reducción de los recursos hídricos y en un incremento de la frecuencia e intensidad de fenómenos extremos, como sequías e inundaciones.

Los planes hidrológicos definen unos caudales ecológicos "más ambiciosos", que aseguran la protección de las aguas y adoptan medidas para reducir las presiones que soportan al actuar sobre las extracciones de agua irregulares, la contaminación o la presencia de especies invasoras.

Además, en este ciclo se han definido caudales ecológicos a todas las masas de agua.

En el marco de adaptación al cambio climático, los planes del tercer ciclo plantean un cambio de tendencia respecto a la utilización de los recursos hídricos.

En concreto, se reducen las asignaciones de agua, que para el conjunto de las demarcaciones intercomunitarias supone pasar de los 28.000 hm³/año, que figuraban en los planes del segundo ciclo, a 26.800 hm³/año.

Además, los planes del tercer ciclo impulsan acciones como la mejora del saneamiento y la depuración, que permitirán subsanar los retrasos acumulados por nuestro país en el cumplimiento de la normativa europea sobre protección de las aguas residuales urbanas.

Al mismo tiempo, se refuerzan las medidas para luchar contra la contaminación difusa, en línea con la aprobación el pasado mes de enero del real decreto sobre protección de las aguas contra esta contaminación producida por los nitratos procedentes de fuentes agrarias.

Por su parte, los nuevos planes de gestión del riesgo de inundación, en coordinación con los Planes Hidrológicos, potencian las soluciones basadas en la naturaleza, la ejecución de medidas de restauración que incrementen el espacio fluvial y la protección de los hábitats y especies.

En colaboración con las autoridades de protección civil, se ha mejorado la identificación de elementos de riesgo para ofrecer una información en los mapas de riesgo de inundación más precisa y ajustada a las necesidades de la gestión de las emergencias.

Se han sacado a la luz datos "relevantes" como el hecho de que en las cuencas intercomunitarias residen cerca de 2,7 millones de personas en zonas inundables y que existen más de 5.600 edificaciones de alta vulnerabilidad.

En cuanto a la preparación, una de las medidas "más importantes" es la elaboración de una Estrategia Nacional de Comunicación del riesgo de inundación y adaptación al cambio climático para mejorar la conciencia pública ante las inundaciones, la percepción del riesgo y la adopción de medidas de autoprotección, lo que incluye el desarrollo de programas específicos para la adaptación en los sectores o ámbitos territoriales más afectados.

Tanto los planes de gestión del riesgo de inundación como los planes hidrológicos han seguido un extenso proceso de tramitación de más de un año y medio de duración.

Durante el mismo han sido sometidos a los debidos procesos de participación y consulta pública, y se han recabado todos los informes pertinentes, lo que les dota de "un marco jurídico robusto de cara a su aprobación".

Comentarios