Sábado. 21.10.2017
El tiempo
Julia Navarro
08:35
12/04/17

Las otras primarias

Las otras primarias

Estos días estamos asistiendo al espectáculo de la división que corroe al Partido Socialista Francés. Los socialistas franceses tienen dos candidatos y se podría decir que un tercero que salió de sus filas. Uno es el que eligieron las bases y los ciudadanos que previo pago de un euro acudieron a depositar su voto sobre el candidato ideal que resulto ser Benoît Hamon al que las encuestas sitúan como clarísimo perdedor. Pero además de Hamon, Jean Luc Melenchom, también compite por hacerse con la presidencia. Melenchon, que fue senador del PSF y que ahora es eurodiputado, representa al sector más de izquierda. El tercer socialista en discordia es Emmanuel Macron que se ha sacado de la manga un "movimiento" al que denomina EN MARCHA y hoy por hoy es quién más posibilidades tiene de ganar.

Así que viendo lo que pasa en Francia pienso que lo mismo andan equivocados quienes piensan que la crisis del PSOE se cerrara con la elección de nuevo secretario general y la celebración del congreso. No es por aguar la fiesta pero hay que recordar que las "primarias" que se van a celebrar ahora son solo para elegir secretario general pero que cuando se vayan a convocar elecciones generales se celebrarán "otras" primarias y en esas además participaran no solo los militantes socialistas sino los supuestos simpatizantes que estén dispuestos a pagar dos euros por apuntarse en una lista que les dará derecho a votar quién quieren que sea su candidato a presidente del Gobierno.

Ya sé que lo que voy a escribir no es políticamente correcto, pero a mi me parece esa una fórmula más que cuestionable por mas que ya la hayan ensayado los socialistas franceses. Bueno y a la vista está el ejemplo francés dividido en partes irreconciliables, con un candidato oficial en el que solo creen los militantes y otros dos que van por libre. O sea un desastre.

Además reconocerán conmigo que no hay ninguna garantía de que el que dé dos euros y se apunte en una lista sea de verdad socialista o siquiera simpatice con el socialismo por más que tenga que firmar un papelito en el que se dice que le gustan muchísimo los principios ideológicos del socialismo.

Vamos, que en una lista así se pueden apuntar gente de otras ideologías e incluso de otros partidos sencillamente para que el ganador resulte alguien que no tenga muchas oportunidades de ganar. Y no, no es que sea mal pensada, es que de cajón que algo así puede suceder.

Seré una clásica, pero siendo verdad que la actual configuración y funcionamiento de los partidos ha entrado en crisis, el acudir al asamblearismo permanente no me parece que sea una opción mejor. Es más, me parece que hay una cierta impostura en esa puesta en escena de que por dos euros se permite a cualquiera decidir quién debe de ser el candidato de un partido a la presidencia del Gobierno.

Ya digo que no quiero ser aguafiestas, pero auguro que los problemas del PSOE no se han acabado.

Comentarios