Martes. 19.09.2017
El tiempo

Acusado de abusar de una menor en Toledo dice supo su edad real al romper la relación

Así lo ha asegurado en el juiicio el joven toledano de 27 años de edad -D.T.O- acusado,La madre de la menor defiende que el acusado se hizo "el chulo porque sabía de su mala situación económica" aunque nunca le aceptó dinero

En la imagen de archivo la Audiencia Provincial de Toledo donde se celebra el juicio
En la imagen de archivo la Audiencia Provincial de Toledo donde se celebra el juicio
Acusado de abusar de una menor en Toledo dice supo su edad real al romper la relación

El joven toledano de 27 años de edad --D.T.O-- acusado de un delito de abuso sexual continuado de una menor, cuando la joven tenía 11 años, ha asegurado, durante la celebración del juicio, que creía que la chica tenía "15 ó 16 años" porque "aparentaba más años y por su comportamiento", al tiempo que ha defendido que conoció la edad real de ella cuando finalizó la relación sentimental que mantuvieron durante más de un año.

Así las cosas, ha declarado que las relaciones sexuales que mantuvieron "una o dos veces a la semana" siempre fueron consentidas y que antes de llegar a ese punto de su noviazgo lo hablaron durante "dos meses", por lo que estaban consensuadas.

Tras asegurar que durante más de un año mantuvieron una relación de noviazgo normal, pues nadie le advirtió de que este tipo de unión era "ilegal" ya que todo el mundo creía que la menor tenía más años, ha asegurado que durante el tiempo que estuvieron juntos nunca asistió a un cumpleaños de ella, que fue quien le pidió salir.

De igual modo, respecto al delito de tenencia de pornografía infantil por el que también se le juzga, el procesado ha manifestado que él nunca pidió a la menor que le enviara este tipo de imágenes, y que era ella la de que forma voluntaria lo hacía. Además, ha apuntado que ella se las enviaba a más gente.

D.T.O. ha relatado que la madre de la menor, que conocía la relación, le puso una cama en el salón de su casa y que él ayudaba a la progenitora a mantener la economía familiar, un extremo que dejó de hacer porque no le llegaba el dinero y porque el tío de la menor le amenazó con matarle y tuvo que tirarse por el balcón de la vivienda de ella.

Ha contado que conoció a la presunta víctima por medio del hermano de ella, que presenta una discapacidad, y que intentaba protegerla porque "todo el mundo se reía de ella". No obstante, ha asegurado que la menor no perdió la virginidad con él.

El procesado también ha admitido que "a lo mejor" realizó más de 300 llamadas a la menor, una vez terminaron su relación, porque no entendía por qué ésta "tenía el móvil bloqueado" y que amenazó a otro menor porque "se estaba morreando con ella".

A LA MADRE ALGO LE CHIRRIABA

De su lado, la madre de la menor, que ha asegurado que receló en un principio del acusado, porque era más mayor y había algo que le "chirriaba", ha asegurado que la niña se iba con él a sus espaldas. "Era muy obsesivo, quería estar siempre con nosotros", ha dicho la progenitora, que ha mantenido en todo momento que el acusado conocía la edad de la menor, porque ha estado en sus fiestas de cumpleaños.

Luego de asegurar que nunca hubiese consentido una relación sentimental entre ellos, ha defendido que él se hizo "el chulo porque sabía de su mala situación económica" aunque ha defendido que nunca le ha dado dinero. Ha añadido que después de intentar alejar a su hija del acusado, éste empezó a acosar a la menor de forma "demencial".

10 AÑOS CUANDO SE CONOCIERON

De su lado, la menor, que ha contado que cuando conoció al procesado tenía 10 años y que él en todo momento sabía cuantos años tenía porque ha estado en la celebración de sus fiestas de cumpleaños, ha admitido que él nunca le forzó a mantener relaciones sexuales. Si bien no quería en un principio, ha relatado que él le hizo ver que era algo "normal" y que "no era nada malo" porque eran novios.

Aunque ha admitido que al inicio no estaba a gusto con dichas relaciones, pues creía que era "bastante pequeña", ha defendido, al igual que el acusado, que antes de iniciar esos contactos sexuales lo hablaron y se pusieron de acuerdo.

Respecto a las fotos enviadas, la menor ha dicho que se las pidió D.T.O. y que no se las ha enviado a más gente. También ha declarado que hablaron en su casa, en presencia de su madre, de lo conveniente que era "cortar" la relación, un hecho que el acusado se tomó mal, ha concluido.

TRES TESTIGOS MENORES

La vista, que se ha celebrado este miércoles en la Audiencia de Toledo ha contado con el testimonio de otros tres menores conocedores de la relación que se juzga. El primero en declarar, que ha dicho que ya no es amigo de la presunta víctima porque ésta "ha mentido mucho", ha asegurado haber sido amenazado por el acusado por acercarse a la menor.

Tras admitir haber grabado con ella un vídeo de carácter sexual que aún guarda, ha dicho que el procesado ayudaba económicamente a la familia de la presunta víctima con 200 euros y que estaba en la casa con la familia.

Otro de los menores, que ha señalado que la presunta víctima decía que tenía más edad, ha afirmado que el acusado le dijo que no se acercara a su exnovia porque "tenía celos y la quería proteger".

Ha apuntado que no era D.T.O. el que perseguía a la chica, sino que era ella quien le llamaba previamente y que ésta envió fotos de carácter sexual a más gente.

El último de los menores que ha testificado, de la misma edad que la víctima, ha dicho que ella intentaba hacerse la mayor, que el acusado ha vivido en casa de ella con su familia y que al igual que a D.T.O, la menor ha enviado fotos de carácter sexual a más personas.

LA VÍCTIMA NO SIENTE CULPA

En otro orden de cosas, los dos agentes de policía del Grupo de Menores que han trabajado en el caso, han explicado que la madre de la menor denunció al procesado por el acoso que estaba recibiendo su hija y que ésta era reacia a contar lo que sucedió, no por tener un sentimiento de culpa sino por pudor "porque ella era pequeña y el mayor".

También se han mostrado convencidos de que el acusado sabía la edad real de la víctima por lo que duró el noviazgo y porque al ser detenido no mostró sorpresa cuando se le dijo que ella era menor de edad.

Mientras los forenses, tras los análisis practicados, han asegurado que el procesado no tienen ninguna "filia u obsesión" por los menores, los psicólogos han asegurado que la menor tenía control sobre la relación, que no le ha generado ni secuelas ni miedo ni sentimientos de deshonra, pues en su noviazgo había normalizado las relaciones sexuales.

CONCLUSIONES

Durante el juicio, que ha quedado visto para sentencia, la representante del Ministerio Fiscal ha mantenido la petición de pena para el acusado de 11 años de prisión por un delito de abuso sexual continuado de una menor de 13, y nueve meses por otro delito de posesión de pornografía infantil.

De su lado, la abogada de la Defensa ha pedido 12 años de prisión también por un delito de abuso sexual a menores y el alejamiento de la víctima por un periodo de ocho años. También ha reclamado nueve meses de cárcel por el delito de posesión de pornografía infantil y 12.000 euros de indemnización por los daños morales causados a la menor.

Mientras, la defensa de D.T.O. ha pedido dos años de prisión --a restar el tiempo que el procesado ya ha pasado en la cárcel, donde se encuentra desde marzo de 2015-- por la relación con la menor, alegando que su representado "no disponía de indicador que le dijera lo ilícito de su conducta". También ha reducido a 23 días la pena de prisión por posesión de pornografía infantil.

Más información en vídeos 
Comentarios