Lunes. 27.02.2017
El tiempo

Ayuntamiento de Toledo pide a Gregorio que abandone su obsesión contra la ciudad

La concejal de Servicios Medioambientales del Ayuntamiento de Toledo, Noelia de la Cruz, en una imagen de archivo en rueda de prensa
La concejal de Servicios Medioambientales del Ayuntamiento de Toledo, Noelia de la Cruz, en una imagen de archivo en rueda de prensa
Ayuntamiento de Toledo pide a Gregorio que abandone su obsesión contra la ciudad

La concejal de Obras y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Toledo, Noelia de la Cruz, ha pedido al delegado del Gobierno Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, que "abandone su obsesión contra Toledo" y trabaje por recuperar el río Tajo.

En un comunicado, la concejal ha criticado el "empeño" de Gregorio "en poner multas a los toledanos por la situación de contaminación permanente del río Tajo" y le ha pedido que se dedique "a encontrar soluciones ante un problema medioambiental de primera magnitud porque es su responsabilidad".

El Ayuntamiento considera que el delegado del Gobierno actúa de manera tendenciosa cuando unos días después de producirse las espumas del 15 de octubre "apunta a Toledo como responsable de la situación", tras lo cual se produjo una inspección "sólo" en el término municipal de Toledo, "obviando las espumas y los parámetros que se produjeron aguas arriba de la ciudad", ha dicho De la Cruz.

Ha afirmado que el delegado del Gobierno y los responsables políticos de la CHT y del Gobierno de España "están faltando a su compromiso con los toledanos" al no haber explicado todavía las espumas de octubre "ni la situación que se produce a diario en nuestro río".

La concejal ha recordado que en primer momento se culpó a las lluvias torrenciales del origen de las espumas, "pero desde la dirección política de la CHT y desde la Delegación se dieron cuenta de que podían hacer daño a Toledo con este asunto y apuntaron a la ciudad para obviar sus propias responsabilidades y aparentar que Toledo era culpable", ha lamentado.

Para Noelia de la Cruz, "culpar a Toledo de la situación del río es burdo, desproporcionado y un insulto para las entidades, organizaciones y para los toledanos que desde los años 70 alertaron primero y clamaron después por el lamentable estado del río a su paso por la ciudad", que "llega ya moribundo por el trasvase y la contaminación aguas arriba de la ciudad", ha dicho.

Más información en vídeos 
Comentarios