Parapléjicos trabaja en nuevas pruebas para ayudar a la movilidad de pacientes

El Hospital Nacional de Parapléjicos trabaja en pruebas piloto con neurorobots con el fin de desarrollar nuevos tratamientos para ayudar a la movilidad de los pacientes en determinados movimientos, dentro del proyecto nacional 'HYPER'

| 26 Enero 2014 - 13:33 h.
Parapléjicos trabaja en nuevas pruebas para ayudar a la movilidad de pacientes - Imagen de archivo
Parapléjicos trabaja en nuevas pruebas para ayudar a la movilidad de pacientes - Imagen de archivo

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo trabaja en pruebas piloto con neurorobots con el fin de desarrollar nuevos tratamientos de neurorehabilitación y ayudar a la movilidad de los pacientes en la realización de determinados movimientos, dentro del proyecto nacional 'HYPER'.

Según explicaron el jefe de la Unidad de Biomecánica y Ayudas Técnicas del Hospital, Ángel Gil; y el coordinador del proyecto y miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Luis Pons, este proyecto se centra en mejorar la marcha, la capacidad de caminar, el equilibrio y la movilidad de los miembros superiores de los pacientes.

El proyecto trabaja actualmente en la elaboración de los protocolos clínicos y el perfil de los pacientes que van a ser incluidos en estos tratamientos, con el fin de que a lo largo del 2014 se realicen los ajustes de los dispositivos con personas.

En concreto, se realizarán pruebas piloto de corta duración en las que participarán cinco pacientes en cada una de las actividades a realizar. En el caso del Hospital de Parapléjicos, participarán pacientes con lesión medular.

Según explicó Gil, el objetivo de este proyecto "es doble", ya que por un lado, pretende "mejorar los procedimientos actuales de rehabilitación" y, además, "en algún caso, compensar tareas que la persona no pueda realizar".

"Por ejemplo, cuando hablamos de la marcha, hablamos de personas que a lo mejor tienen una posibilidad de caminar pero con dificultad y con estos dispositivos, mejoramos la reeducación de la marcha, acortando los plazos para conseguir una mejoría y con mejores resultados que con otros tratamientos previos", afirmó.

Estudios clínicos

Una vez realizadas las pruebas de validación, los miembros del proyecto intentarán, "si estas pruebas salen bien", realizar estudios clínicos que permitan generar evidencias clínicas; sin embargo, según ha señalado Pons, esta tarea "puede llevar años".

"Una cosa es el desarrollo tecnológico y las pruebas de validación que realizamos y luego con todas estas tecnologías hay un paso posterior que es la evidencia clínica de que esto tiene un uso y una aplicación real en los casos, y eso es muy costoso", aclaró.

Asimismo, señaló que una vez que finalice este proyecto concreto buscarán nuevas vías "para continuar de cara al futuro". "Hemos creado tecnologías que dan muchas posibilidades para un tratamiento y para ayudar a la valoración del personal clínico, de manera que queremos plantear un estudio de las tecnologías que hemos desarrollado", añadió.

Por último, ambos investigadores hicieron un llamamiento a las autoridades y "a quien corresponda" para que se "siga apoyando a este tipo de investigaciones", pues consideran que "el impacto social que pueden tener es evidente".

"Estamos tratando en muchos casos enfermedades y patologías relacionadas con el envejecimiento, debido a la tendencia al envejecimiento de la sociedad actual, en otros casos tratamos patologías que dan lugar a trastornos motores muy severos y que dejan a las personas dependientes, por lo que el desarrollo de estas tecnologías puede tener un impacto social muy importante", indicó Pons.

El proyecto

El proyecto 'HYPER', que comenzó en el 2009 y tiene como fecha fin el año 2014, está centrado en el desarrollo de tecnologías que permitan mejorar las terapias de rehabilitación de pacientes con distintos trastornos neurológicos, como lesionados medulares, que se tratan principalmente en el Hospital de Parapléjicos de Toledo, pero también con pacientes con accidentes cerebrovasculares.

Está coordinado por el Grupo de Bioingeniería del CSIC y cuenta con un presupuesto de cuatro millones de euros, financiados en el marco de la última convocatoria del programa Consolider-Ingenio que promueve el Gobierno de España.

El proyecto cuenta, además de con la colaboración del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, con otros agentes dedicados a la investigación científico-tecnológica y médica, como el Fatronik-Tecnalia, las universidades de Zaragoza, Rey Juan Carlos y Carlos III de Madrid, y el Instituto de Bioingeniería de Cataluña (IBEC), CIDETC y VICOMTECH.

Vota esta noticia:
Más acciones: