Martes. 17.10.2017
El tiempo

ENTREVISTA

Beatriz Gómez Lorenzo reta al lector con 'Infinito', su segunda novela negra

Beatriz Gómez Lorenzo reta al lector con 'Infinito', su segunda novela negra
Beatriz Gómez Lorenzo reta al lector con 'Infinito', su segunda novela negra
Beatriz Gómez Lorenzo reta al lector con 'Infinito', su segunda novela negra

La escritora toledana Beatriz Gómez Lorenzo vuelve a las librerías con "Infinito", su segunda obra en la que repite en el género de la novela negra, que ha planteado como un reto intelectual para el protagonista de la trama, en el que también quiere involucrar al lector.

En una entrevista con Efe, la novelista explica que es una "apasionada" de la mente humana y que, a partir de ahí, ha ido configurando estudios de análisis y de comportamientos psicológicos.

También entiende que la novela negra sirve para el cuestionamiento de órdenes establecidos, tanto políticos como sociales, culturales y psicológicos, y que es un género que engloba con profundidad a los personajes, por eso la atrae.

Así, tras su primera obra "Continuará", la escritora vuelve al campo de la novela negra con "Infinito", a la que ha pretendido dotar de un ritmo importante desde el primer capítulo, "porque al lector hay que engancharlo de forma dinámica y rápida en la evolución de los acontecimientos".

"Me llevó un año escribir la novela con toda la dedicación de reescribir capítulos", apunta la novelista toledana, que asegura que siempre ha sentido la llamada de la escritura "como algo intrínseco y natural desde pequeña" y cree que "al final, lo que se siente como pasional y los sueños son los que te conforma como persona".

Considera, además, que las grandes ciudades ofrecen unas calles con bajos fondos y una serie de situaciones y de circunstancias que al desarrollo de la trama de "Infinito" le proporciona un peso específico de tal forma que acaba siendo "un protagonista más" de la novela.

La novela, lo que pretende es la interacción del individuo con el lugar donde vive, comenta Gómez Lorenzo, que añade: "Y como sucede en las sociedades en algunos momentos, si no eres capaz de acoplarte a ellas o tu vida no gira entorno a lo que se espera de tí, te acaba dejando de lado y te conviertes en un apátrida de tu propio entorno".

Y sentencia: "El mensaje de la novela al final son los lectores, los que deben sacar su propia conclusión y yo lo único que pretendo es que se cuestionen determinadas realidades", por lo que para ella sería "fantástico" que despierte preguntas a quiénes la lean.

Sobre el contenido de su segunda novela, Gómez Lorenzo explica que su protagonista es Ginés, un hombre que mantiene una atadura emocional con Susana, una mujer ya fallecida que fue muy especial en su vida, porque era capaz de sacarlo de su soledad.

Con ella se sentía cómodo y podía abrirse al exterior y experimentaba sensaciones no conocidas con otras personas como tener alguien que se preocupe por él.

Otro de los personajes es la exinspectora Elena Márquez, cuya relación con Ginés va tomando forma a lo largo de toda la novela.

Al principio Ginés y la exinspectora son dos desconocidos, pero a lo largo de la trama tienen que empezar a convivir e inician una relación un tanto "extraña", señala la novelista.

En cuanto a sus autores de referencia, a Gómez Lorenzo le gusta mucho el escritor norteamericano John Katzenbach, en el ámbito del thriller psicológico, y cita también al francés Pierre Lemaitre y al español Lorenzo Silva.

Pero aclara que cuando se pone a escribir no lee mientras interactúa con la novela, "porque al final las líneas tienen que ser tuyas y hacer tu propio camino y tu propia escritura.

Más información en vídeos 
Comentarios