Jueves. 17.08.2017
El tiempo

Podemos exige que el Plan de Garantías esté en el Presupuesto y sea Ley en 2018

- Podemos Castilla-La Mancha plantea una Ley de vivienda que obligue a alquilar las casas vacías.

- García Molina volverá a la UCLM si cambia el proyecto de "fraternidad" de Podemos.

El secretario general de Podemos Castilla-La Mancha y diputado regional, José García Molina, durante la rueda de prensa que ha ofrecido - EFE/Ismael Herrero
El secretario general de Podemos Castilla-La Mancha y diputado regional, José García Molina, durante la rueda de prensa que ha ofrecido - EFE/Ismael Herrero
Podemos exige que el Plan de Garantías esté en el Presupuesto y sea Ley en 2018

Podemos Castilla-La Mancha ha presentado este martes su Plan Integral de Garantías Ciudadanas, que ha planteado que en su puesta en marcha sea un programa "experimental" con traslado en el proyecto de Ley de presupuestos de 2017 y que tenga rango de Ley a lo largo del año 2018.

"Hablamos de un cambio de modelo a la hora de entender las políticas públicas y sociales", ha explicado el secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y diputado regional, José García Molina, que ha presentado en rueda de prensa este Plan junto a la secretaria regional de Organización, María Díaz.

"Si no hay plan, no hay presupuesto, es condición absolutamente necesaria, aunque no sea suficiente", ha aseverado García Molina, quien ha apuntado que ya se lo han traslado al Gobierno regional y a los secretarios provinciales de la formación morada porque es "un documento abierto".

A través de este plan, Podemos quiere que no haya en Castilla-La Mancha "nadie sin casa, nadie sin suministros básicos -luz, agua y gas- y nadie sin una renta suficiente para al menos alcanzar a tener cubiertas las necesidades esenciales, vía empleo o vía renta garantizada".

Para ello, exige que tenga el traslado presupuestario suficiente para su implementación; que cuente con respaldo parlamentario, y que se realice un convenio con la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) para su puesta en marcha, desarrollo y evaluación.

"Creo que si hay acuerdo, se pueden aprobar los presupuestos en el primer trimestre del año, pero depende de si puede haber disposición del Gobierno", ha aseverado.

Entre otras medidas contempladas en la propuesta, destacan la aprobación de una ley integral de vivienda y, con ello, la elaboración de un registro de vivienda desocupada en la comunidad autónoma en 2017.

También se considera precisa la creación de un Registro Único en soporte electrónico para facilitar la coordinación entre los departamentos y administraciones implicadas y, al mismo tiempo, la agilización en la tramitación de ayudas y prestaciones.

Todo ello, ha señalado García Molina, tiene que evaluarse porque, a su juicio, en Castilla-La Mancha "se ha gastado mucho dinero en políticas sociales", pero no se conoce "dónde ha ido, qué efecto ha tenido".

Este es uno de los motivos por el que ha dicho que no han cerrado una cifra que cuantifique el coste del plan, si bien ha advertido al Gobierno regional de que no les "vale una declaración de intenciones", como ha dicho que fue el acuerdo de investidura con el PSOE roto por la formación morada en septiembre de 2016.

"Hay un gran cambio desde que firmamos hasta ahora, hemos ido adquiriendo experiencia, entendemos mejor las lógicas y ahora podemos evitarlas", ha asegurado el líder regional de Podemos y ha planteado que su exigencia es que las políticas sociales dejen de "ser percibidas como un gasto" y que se vean como una "inversión en el desarrollo de la comunidad en su conjunto".

Así, ha afirmado que el Plan Integral de Garantías Ciudadanas tiene que ser "un plan experimental", es decir, un "proyecto piloto" a lo largo de 2017 para "implementar esas cosas que faltan y hacerlas con criterios rigurosos y objetivos".

El objetivo después, ha continuado García Molina, es que adquiera rango de ley, una normativa que no sea "papel mojado".

A preguntas de los periodistas, ha justificado que han presentado en enero este plan y no antes porque esperaban que la iniciativa la tomase el Gobierno regional, ya que se lo habían solicitado y cuentan con más recursos para hacerlo.

No obstante, ha dicho que espera reunirse esta semana con el Ejecutivo castellanomanchego para hablar de su propuesta y, sobre este asunto, ha reconocido que el trato que tiene con el presidente regional, Emiliano García-Page, es "escaso" y con él se ve "muy poco".

Ha dicho que habla más con el presidente de las Cortes y secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Vaquero, y con el vicepresidente de la Junta, José Luis Martínez Guijarro.

Con todo, ha vuelto a afirmar que no cree en "la resurrección" del pacto de investidura, lo que ha considerado que sería "ingenuo" y ha apostado por "pasar a otra etapa".

UNA LEY DE VIVIENDA QUE OBLIGUE A ALQUILAR CASAS VACÍAS

El Plan Integral de Garantías Ciudadanas presentado incluye la aprobación de una Ley Integral de Vivienda en la región, que "obligue a los grandes tenedores" de viviendas a que la pongan a disposición de alquileres sociales, una norma que debería iniciar su tramitación este año.

García Molina ha detallado que el plan se basa en tres ejes, uno de los cuales es el Programa de Garantía Habitacional, en el que se incluye no sólo la aprobación de una ley de vivienda para la región, sino también la elaboración de un registro de vivienda desocupada en la región, que incluya el número de viviendas vacías de promoción pública y de promoción privada, las causas de la desocupación y los periodos medios de desocupación.

Asimismo, ha solicitado que el Gobierno regional suscriba convenios con entidades financieras, la SAREB y otras entidades o personas que operen en el sector inmobiliario para evitar los desahucios y para la cesión del uso de viviendas desocupadas.

También propone evitar las situaciones de riesgo habitacional mediante la convocatoria de ayudas para el arrendamiento, que se renueve el parque de vivienda pública y que las reformas de dichos inmuebles se vincule a los planes de empleo, todo ello a ejecutar durante 2017.

El Programa de Garantía de Suministros Básicos del Hogar es el segundo eje del plan, que plantea, además de las ayudas económicas frente a la pobreza energética, la firma de un acuerdo entre la Junta de Comunidades y las empresas suministradoras para paralizar los procesos de cortes de suministro durante el invierno y la creación de un protocolo de comunicación entre dichas empresas y el Ejecutivo castellanomanchego antes de que se produzca la suspensión del suministro.

Estas medidas, según el organigrama de Podemos, deberían ponerse en marcha a lo largo de 2017 y tendrán que estar reflejadas en la próxima ley de Modificación del Estatuto del Consumidor de Castilla-La Mancha, también prevista para este año.

Además, el Programa de Garantía de Rentas incluye, además de la implementación en 2017 de la renta garantizada, que se favorezcan las condiciones de acceso al empleo con acceso a los planes de empleo protegido, a las empresas de inserción, a los proyectos de formación en alternancia con el empleo y la inscripción en programas de formación remunerada o becada.

Y para la puesta en marcha de esta última medida se requiere la elaboración de un Plan Regional para la Formación Profesional y un Plan Regional de Empleo Juvenil.

Por otro lado, en este tercer eje del plan también se contemplan varias medidas que deberán ser impulsadas por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes, como la garantía a la alimentación infantil, con el acceso a comedores escolares de los alumnos del segundo ciclo de Educación Infantil y de Educación Primaria y el uso de material curricular gratuito necesario para los alumnos de Enseñanza Primaria y Secundaria obligatoria.

También propone que, a las familias beneficiarias del programa, se habiliten prestaciones en favor de las familias numerosas, se les bonifique hasta del cien por ciento en el precio público por las enseñanzas especiales y también se bonifique el acceso a las estancias de inmersión lingüística que la Consejería organice en el extranjero.

Por otro lado, también plantea que se concedan ayudas sociales al as mujeres víctimas de violencia de género con especiales dificultades para encontrar empleo y a las víctimas de violencia de género cuando salgan de los recursos de acogida.

PROYECTO DE "FRATERNIDAD" DE PODEMOS

En otro orden de asuntos, el líder de Podemos en Castilla-La Mancha ha afirmado que su continuidad en el cargo depende de las políticas que hagan en la región y si cambia el proyecto de "fraternidad" y de "emancipación" de la formación morada, volverá a la Universidad regional a "hacer investigación".

García Molina se ha pronunciado así a preguntas de los periodistas sobre su futuro político y sobre su relación con el otro diputado de Podemos en las Cortes regionales, David Llorente.

El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha ha recordado que llegó a la formación porque encontró "una cierta fraternidad en las plazas" y "una especie de espacio político de emancipación".

"Se trataba de hacer política y que no se la hicieran a uno, no permitir que te hagan la política cuando la puedes hacer tú", ha expuesto y ha subrayado que, aunque tiene "buena relación" con el líder nacional de Podemos, Pablo Iglesias, las decisiones de Castilla-La Mancha son "autónomas, en función de lo que pasa" en la región.

Ha insistido en que confía "muchísimo en Pablo" y se siente "vinculado" a él "política y afectivamente", pero su continuidad "depende de las políticas" que hagan en Castilla-La Mancha.

"Si el proyecto sigue siendo de fraternidad, de emancipación y para cambiar esta región, José García Molina está dispuestísimo y encantado de seguir. Si eso cambia, si se convierte en otra cosa, José García Molina volverá a la Universidad a hacer investigación", ha aseverado.

Con ello, ha vuelto a rechazar que la ruptura del acuerdo de investidura con el PSOE en Castilla-La Mancha el 26 de septiembre fuera una decisión de Iglesias y ha desvelado que estuvieron "valorando que muriese antes de verano", pero no lo hicieron porque "había unas elecciones por medio" y pensaban que para evitar que gobernara el PP en España, "a lo mejor había que llegar a acuerdos con el PSOE".

Sobre su relación con Llorente, García Molina ha evitado decir si este diputado ha participado en la redacción del plan presentado hoy y ha opinado que se ha "empezado a convertir la política en un 'Salsa Rosa'".

"No estoy dispuesto a participar de ese circo, tenemos que hablar de política, no de partidos políticos, no de si la gente se lleva bien o mal. Me parece una muy mala noticia para la política y para la prensa política", ha considerado.

Con ello, ha justificado que Llorente no ha participado en la rueda de prensa porque son "solo dos" diputados en el Parlamento autonómico y tienen que repartirse el trabajo.

"No vamos a estar todos en todo, en unos temas estoy yo, en otros David, en otros María, en otros gente del Consejo Ciudadano", ha afirmado el líder de Podemos, quien ha estado acompañado en la rueda de prensa de la secretaria regional de Organización, María Díaz.

Con todo, ha pedido no dar "más importancia" a que Llorente no haya participado en la presentación del plan porque, a su juicio, "no la tiene" y ha deseado para este año que se hable "de política".

Más información en vídeos 
Comentarios