Domingo. 24.09.2017
El tiempo

El Comité Federal del PSOE aprueba el calendario de primarias en mayo y Congreso los días 17 y 18 de junio

Javier Fernández pide reflexión y lealtad al PSOE: "Si hacemos oposición unidos, gobernaremos unidos"

El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, este sábado durante su intervención en el Comité Federal del partido
El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, este sábado durante su intervención en el Comité Federal del partido
El Comité Federal del PSOE aprueba el calendario de primarias en mayo y Congreso los días 17 y 18 de junio

El Comité Federal del PSOE ha aprobado este sábado, con sólo cinco votos en contra, el calendario de primarias y Congreso que había propuesto la Comisión Gestora que preside Javier Fernández.

De este modo, los socialistas elegirán por primarias a su próximo secretario general en el próximo mes de mayo -la fecha aún no se ha concretado-- y celebrarán su 39 Congreso Federal los días 17 y 18 de junio.

Durante la reunión del máximo órgano del PSOE entre congresos, el exdirigente de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias había presentado una propuesta de calendario alternativo, lo que ha obligado a la mesa del Comité Federal a preguntar si había votos en contra de las fechas sugeridas por la Gestora.

CINCO VOTOS EN CONTRA

Han sido finalmente cinco miembros del Comité los que se han mostrado en contra del calendario de mayo y junio, por lo que éste ha sido aprobado. Una reunión de este órgano prevista para abril hará la convocatoria oficial de primarias y Congreso.

A pesar de esta discrepancia de algunos miembros del Comité Federal sobre las fechas para elegir a la nueva dirección, la reunión de este sábado ha transcurrido en un tono conciliador y más tranquilo que las últimas citas del pasado mes de octubre, en los broncos debates que acabaron con la dimisión de Pedro Sánchez y la creación de la Gestora.

Así lo han manifestado algunos miembros del Comité Federal a su salida de la reunión, que ha durado unas cuatro horas, como el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, quien se ha alegrado del "buen tono" mostrado por sus compañeros.

Por su parte, el presidente valenciano, Ximo Puig, ha valorado que el de este sábado haya sido un "debate en profundidad" que se ha alejado del "simplismo" del cambio de liderazgo. Por eso, ha pedido "eliminar el hooliganismo de la política e introducir elementos de racionalidad".

MOMENTO DIFÍCIL

El calendario aprobado este sábado está incluido en una resolución política en la que el PSOE reconoce que los próximos meses son "muy importantes" para el partido porque se va a "renovar" el proyecto político y se va a elegir a la nueva dirección "responsable de llevarlo adelante".

"Somos conscientes de estar en un momento difícil: hemos sido derrotados dos veces en las elecciones generales, la socialdemocracia pierde fuerza, el proyecto europeísta está amenazado por la emergencia de los nacionalismos y de los populismos, a la vez que se extiende la incertidumbre en el mundo, especialmente tras las últimas elecciones en Estados Unidos", explica el PSOE.

Por eso, considera que lo que salga del próximo Congreso Federal tiene "una importancia excepcional". Hasta junio, los socialistas se embarcará en "un trabajo de reflexión en profundidad, aportación de materiales y diseño de las líneas maestras del nuevo proyecto", para lo que cuentan con las conclusiones de la Conferencia Política de 2013 -cuando Alfredo Pérez Rubalcaba dirigía el partido--, que será "completada y actualizada".

Para ello, "se convocarán varias jornadas de reflexión y debate sobre sus principales capítulos, con una extensa participación de militantes y de organizaciones sociales representativas". "La Resolución del Congreso del PSOE será el fruto de un trabajo colectivo al que están invitados todos los que comparten la aspiración de una socialdemocracia contemporánea, políticamente decisiva y socialmente mayoritaria", afirma la resolución del Comité Federal.

OPOSICIÓN ÚTIL

Además de preparar el 39 Congreso, el PSOE confirma en el texto que en los próximos meses se dedicará a hacer "oposición útil en el Parlamento con conquistas permanentes mediante los acuerdos que son imprescindibles en un mapa político fragmentado" y a continuar en la línea que han mantenido hasta ahora desde las comunidades autónomas y ayuntamientos que gobiernan.

"El PSOE es ya fuerza de gobierno en muchos lugares de España. Y en el ámbito nacional, somos una oposición con vocación de gobierno. Nuestro desafío es demostrar, en la práctica de cada día, que el Partido Socialista sigue siendo el instrumento político más útil para dar soluciones justas y progresistas a los problemas de un tiempo de grandes transformaciones y el que mejor responde a las aspiraciones de la mayoría social. Sólo así recuperaremos la confianza de quienes se distanciaron de nosotros y regresaremos al Gobierno de España: con nuestras ideas, con nuestras propuestas y con el voto mayoritario de los ciudadanos", añade.

La resolución política aprobada, que ha sido redactada por la Gestora, defiende la actuación del partido en los últimos meses, desde que la dirección provisional tomó las riendas del partido, destacando el "papel central que el PSOE ocupa en el Congreso de los Diputados y en la política española".

"Toda decisión importante necesita de la participación del PSOE y no podrá tomarse sin nuestro acuerdo. Trabajando con los grupos políticos de la Cámara, hemos promovido y sacado adelante medidas para corregir algunas de las injusticias del modelo que la derecha impuso en nuestro país al amparo de la crisis económica", afirma.

UNA ETAPA NUEVA

Y, de este modo, el PSOE se compromete a seguir haciendo "oposición útil durante el periodo de sesiones que ahora comienza" en el Parlamento, tratando de aplicar el programa electoral con el que el partido se presentó a las elecciones generales.

"El desbloqueo de la legislatura ha abierto una etapa nueva para los socialistas. Estamos resueltos a ganar de nuevo la confianza de la mayoría social con la iniciativa política y con una acción eficaz al servicio de nuestras ideas y del interés de la sociedad. La situación política nos permite ser una fuerza decisiva y lo seremos por el bien de España, de los españoles y las españolas", añade la resolución.

"SI HACEMOS OPOSICIÓN UNIDOS, GOBERNAREMOS UNIDOS"

Por otra parte, el presidente de la Gestora del PSOE, Javier Fernández, ha defendido este sábado que los meses que transcurran hasta el 39 Congreso del partido son necesarios para hacer una "reflexión" sobre el proyecto socialista y ha apelado a la "lealtad" de todos sus compañeros: "Si hacemos oposición unidos, gobernaremos unidos".

Fernández ha abierto así la reunión del Comité Federal del PSOE que pondrá fecha al próximo cónclave en el que los socialistas elegirán a su nueva dirección, con una intervención en la que no ha escatimado adjetivos para definir la "dura y áspera pugna política" que ha vivido y vive el partido.

El también presidente de Asturias ha lamentado que los ciudadanos se alejan del PSOE por el "ombliguismo" del PSOE, con "preocupación y enfado", y ha subrayado que lo quieren es que intenten "de verdad, no de manera impostada, sanar esa herida" que han creado "en la conciencia colectiva del partido".

Por eso, se ha dirigido a los futuros candidatos al 39 Congreso, que se medirán en primarias en mayo, para pedirles "respeto entre ellos, a los procedimientos y al partido".

HAY QUE "ACEPTAR" LAS DECISIONES QUE SE TOMAN

Fernández ha insistido en la lealtad, primero al partido, lo que supone "aceptar las decisiones que toman sus órganos de representación" de manera "democrática". Así, ha vuelto a defender la abstención ante el PP pensando en el interés del país y ha recalcado que cuando las "lealtades" ante las que se debe el PSOE --el partido, los votantes y el país-- "entran en conflicto", siempre hay que poner "al país por encima de lo demás".

El presidente de la Gestora ha vuelto a defender que la abstención era "la menos mala" de las soluciones y ha lamentado que "no todo el mundo" le reconoció "el derecho a ser escuchado y la libertad a expresar" su posición. "Hubo quien construyó una atmósfera de intimidación, de un antagonismo ritualizado primario, agresivo, sobre todo en las redes sociales", ha denunciado, si bien ha subrayado que su ánimo este sábado no es el de la queja.

De esta manera, Fernández ha sido muy duro contra quienes se han presentado como los "guardianes de las esencias" esta crisis, presumiendo "pureza ideológica". Pero además, en lo que se puede entender también como una crítica al anterior secretario general, Pedro Sánchez, y sus defensores, ha subrayado que él no está seguro de "tener siempre la razón" ni cree que "representa a la totalidad ni tiene el monopolio de las buenas intenciones" ni se adjudica la exclusiva representación de "la parte sana del partido".

Tampoco ha ahorrado autocrítica al señalar que después de las elecciones del 26 de junio todos los dirigentes sabían "lo que había que hacer", es decir, dejar gobernar el PP, pero no cómo "ganar el congreso" después de tomar esa decisión.

A partir de aquí, se ha mostrado convencido de que el PSOE puede recuperar su fuerza, porque es "el único" partido que hoy tiene "un planteamiento alternativo a la derecha liberal, el nacionalismo identitario y el populismo".

Y ha defendido que puede hacerlo desde la oposición, un lugar donde "no hay victorias que celebrar, ni cargos que repartir", sino "trabajo, esfuerzo y tesón". "Pero yo os digo que si la hacemos unidos, si hoy hacemos oposición unidos, mañana gobernaremos unidos", ha afirmado.

HAY QUE LLEGAR A ACUERDOS A DERECHA E IZQUIERDA

Para esta tarea, ha situado el acuerdo como el objetivo político y ha avisado de que la "incapacidad" para pactar "se paga siempre y a un precio muy alto", porque implica la "degradación de las instituciones". Y ha defendido que en ocasiones será bueno llegar a acuerdo con el Gobierno y, en otras, con el resto de partidos de la oposición y frente al PP.

Fernández ha subrayado que lo difícil no es hacer oposición, sino hacer de la oposición un espacio político que les haga "verosímiles" ante los ciudadanos como futuro partido de gobierno.

Y, para ello, ha defendido que el PSOE no puede olvidar su historia, de dónde viene, ni dejar de "reconocer" a sus dirigentes que "hicieron posible la idea ilustrada de la España moderna", y ha insistido en que tiene ahora que reflexionar para ofrecer respuestas a los ciudadanos.

De esta manera, ha respondido a quienes defienden que no es necesario un nuevo debate político, porque el PSOE ya lo hizo en la Conferencia Política de noviembre de 2103, subrayando que en estos tres años han pasado muchas cosas en España. Entonces, ha dicho, España no crecía al 3%, ni había emergido Podemos a la "izquierda" del PSOE, ni la crisis con Cataluña tenía la gravedad de ahora ni había ocurrido el Brexit.

Por eso, ha defendido que llevar el Congreso a junio no es "dilatar" el proceso y "olvidar" lo ocurrido en los últimos meses. Se trata ha dicho, de hacer "un debate profundo" en lugar de otro "de brocha gorda".

NO SE PUEDE "CERRAR EN FALSO" LA CRISIS EN CATALUÑA

Fernández ha dedicado unos minutos también a hablar sobre la crisis territorial en España, momento en el que ha advertido a sus compañeros de que el PSOE no puede "cerrar en falso" este debate y ha alertado sobre los pactos a los que se puede llegar con partidos que reclaman el derecho a decidir en las comunidades autónomas, en referencia a Podemos.

"En España nadie va a tener que elegir. Pero sí que hay que tener claro que es la ciudadanía y no la identidad la que debe vertebrar el núcleo de nuestra política. No se puede centralizar la identidad ni centralizar el poder y no pretendemos que los nacionalistas se sientan miembros de la nación española, pero sí que sean ciudadanos del Estado español", ha explicado.

También en referencia a Podemos, Fernández ha apostado por la moderación en la política, ya que considera que no hay que "ver al adversario como un enemigo porque así se renuncia al diálogo, al parlamento y a la política", de modo que ha instado a buscar el "equilibrio" entre cómo hacer frente a las "amenazas" y aprovechar las "oportunidades" para así buscar la "reputación como partido en la oposición y como partido de gobierno".

Para el presidente de la Gestora, fuera del "perímetro que forman el Estado social, la economía de mercado y la unidad descentralizada de España y Europa, no hay nada". "Hay quien quiere impugnarlo y creo que no deberíamos hacernos una enmienda a la totalidad a nosotros mismos", ha señalado.

El discurso de Fernández, que ha hablado sin papeles en el atril, ha sido seguido con mucha atención. Algunos miembros de Comité Federal tomaban notas de su intervención, que ha sido aplaudida en varias ocasiones, aunque no por todos. En las primeras filas se ha podido ver con gesto serio a la presidenta de Baleares, Francina Armengol, y las líderes del PSOE en Madrid, Sara Hernández, y Euskadi, Idoia Mendia, tres de las dirigentes que defienden que el Congreso debe ser en abril.

El presidente de la Comisión Gestora del PSOE, Javier Fernández, este sábado durante su intervención en el Comité Federal del partido

Más información en vídeos 
Comentarios