Martes. 19.09.2017
El tiempo

ENTREVISTA

García Molina, contrario al referéndum ilegal de 1-O y a favor del derecho a decidir

El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente segundo del Gobierno regional, José García Molina, durante la entrevista - EFE/Ismael Herrero
El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente segundo del Gobierno regional, José García Molina, durante la entrevista - EFE/Ismael Herrero
García Molina, contrario al referéndum ilegal de 1-O y a favor del derecho a decidir

El secretario general de Podemos en Castilla-La Mancha y vicepresidente segundo del Gobierno regional, José García Molina, se posiciona en contra del referéndum convocado en Cataluña para el 1 de octubre, pues afirma que no suele "defender nada ilegal", aunque sí apuesta por el derecho a decidir.

En una entrevista concedida a la Agencia Efe, García Molina explica su postura sobre el debate catalán y cree que el PP de Castilla-La Mancha está "bastante mal informado" sobre la misma, toda vez que los populares han pedido su dimisión del Ejecutivo castellano-manchego porque, según sostiene el PP, García Molina defiende la celebración del referéndum convocado para el 1 de octubre.

"Creo que jamás me ha escuchado nadie defender nada ilegal", afirma García Molina que, por el contrario, cree que el PP debería "ser un poco más prudente" a la hora de hablar de ilegalidades, pues a su modo de ver, "tienen bastantes cosas que callar" y señala, como ejemplos, los casos de corrupción relacionados con ese partido.

Por ello, prefiere restar importancia a la petición de dimisión del PP castellano-manchego, un partido que a su juicio "es un esperpento, que avergüenza a propios y ajenos".

En cuanto al fondo de la cuestión sobre si Cataluña debería celebrar un referéndum para votar su posible independencia de España, García Molina defiende "la libertad de elegir", no solo en Cataluña, sino "en cualquier lugar, también en Castilla-La Mancha, sobre temas esenciales en la vida de las personas".

Pero estas consultas "se tienen que hacer con garantías, no contraviniendo todos los reglamentos y generando una tensión política que va a acabar pagando la ciudadanía", defiende García Molina.

Sin embargo, no se posiciona sobre si los catalanes deben participar o no el 1 de octubre, porque "cada uno tiene que hacer lo que en conciencia piense" y añade: "No le diré jamás a nadie si tiene que ir a votar o no y, mucho menos, qué debe votar".

"Es un tema complicado y depende de cómo se mire, porque si lo miras desde un tema estrictamente judicial y jurídico, obviamente uno piensa que es una situación muy complicada. Pero a la vez, el hecho de no permitir que la gente participe de una movilización suena poco democrático", reflexiona García Molina.

Personalmente, García Molina -que recuerda que sus padres y sus hermanas viven en Barcelona, donde él nació- se muestra contrario a la independencia de Cataluña, aunque considera que "lo realmente problemático es que se haya llegado a un punto en el que participar en una consulta se ha convertido en algo ilegal, porque no se ha sabido buscar una forma política para que eso se haya podido hacer con garantías".

En este sentido, se muestra crítico con la gestión política que se ha hecho de la cuestión y denuncia que ha servido para "esconder intereses partidistas y miserias partidistas".

Así, recuerda que "no se ha olvidado 'el tres per cent' de Convergència ni los intereses que puede tener el PP en esta confrontación" e incluso acusa a los populares de ser "un riesgo para la democracia".

Sobre cuál sería la solución al conflicto actual, García Molina dice que sería "muy deseable" desde su punto de vista una alianza de Podemos, PSOE y ERC para desalojar al PP del Gobierno central, aunque no sabe si "es la solución para Cataluña".

En cualquier caso, se muestra convencido de que la salida a esta coyuntura "va a necesitar de mucho mimo, mucho cuidado, mucha negociación y mucha conversación" que a su modo de ver ha faltado en estos años y rechaza pensar que "la política ya no puede solucionar esto y solo la vía judicial pueda hacerlo".

Por ello, pide al Gobierno central y a la Generalitat que "se sienten a hablar" en lugar de ir hacia "un callejón sin salida, que empieza a ser preocupante".

Más información en vídeos 
Comentarios